Casas Baratas Infanta Isabel, el encanto de una pequeña barriada de Valencia

La barriada de Casas Baratas Infanta Isabel de Valencia/Reportaje fotográfico de Antonio Marín SegoviaLa barriada de Casas Baratas Infanta Isabel de Valencia/Reportaje fotográfico de Antonio Marín Segovia

La barriada entera la componen las casas comprendidas en las calles Andrés Mancebo y José Faus Soler

Miércoles, 24 de junio de 2020

Antonio Marín Segovia.-  El Ensanche proyectado por Francisco Mora y aprobado en 1912 hasta el camino de Tránsitos, retomaba el esquema que había elaborado Manuel Cortina en 1899. A partir de su aprobación, las cooperativas de casas baratas se veían forzadas a construir en un nuevo extrarradio más alejado del núcleo urbano, puesto que era inviable la localización de estas viviendas en el interior de un ensanche que carecía de un adecuado mecanismo de zonificación que contemplase áreas de baja densidad y, además, tampoco se disponía de suelo municipal para la edificación de barrios obreros.

La aprobación del Estatuto municipal en 1924 que obliga a los ayuntamientos de las grandes ciudades a elaborar un plan de extensión, donde tenían cabida los instrumentos de control de crecimiento y zonificación, y a proporcionar suelo a las cooperativas de construcción de casas baratas, tampoco tuvo ninguna repercusión real en la ciudad de Valencia. En consecuencia, el planeamiento vigente en los años anteriores a la guerra no contemplaba la presencia de áreas verdes o de zonas de ciudad jardín.

Respecto al barrio, decir que el inicio de las calles empieza, por cercanía, en la C/ Islas Canarias y termina en la C/ Asturias, siendo concretamente, la barriada entera, las casas comprendidas en las calles Andrés Mancebo y José Faus Soler.

Este último, personaje que fue presidente de la Junta Directiva de la Cooperativa de Casas Baratas Infanta Isabel para la construcción de viviendas de nombre de la misma cooperativa, el primero de los barrios situado entre los caminos Hondo y Viejo del Grao, realizó una gran labor para dicha construcción, que albergó familias, -ahora en numerosos casos descendientes de ellas-, cuyos miembros llegaron a trabajar, muchos de ellos, en la cercana fábrica ya desaparecida de Gas Lebón, cuyo último superviviente es el depósito hoy convertido en el Parque Gas Lebon.

En honor a este personaje mencionado, aparece dedicada una de las calles de la barriada en el callejero desde 1947: calle de José Faus Soler. Así mismo, la calle colindante fue dedicada, apareciendo también en el callejero desde 1947, al funcionario Andrés Mancebo, que desde su puesto en el Ministerio de la Vivienda (entonces de Gobernación), había colaborado eficazmente en la tramitación del expediente para la construcción de la segunda fase de las viviendas de la Cooperativa de Casas Baratas Infanta Isabel. La rotulación de estas calles fue solicitada al ayuntamiento de Valencia, en nombre de los vecinos, por la propia Junta Directiva de la Cooperativa.

Al terminar la guerra, Franco deshizo la cooperativa pasando a gestionar directamente el gobierno del Caudillo los pagos, perdiendo así el barrio su propiedad dado que la calle donde se encuentran las casitas en hilera en Lo Rat Penat, ven como posteriormente se construye frente a ellas fincas, así como también en Rodrigo de Osona, a cargo del entonces Ministerio de Vivienda de España, el que fuera creado tras la aprobación de la Ley del Suelo en el año 1957, pasando a asumir competencias de urbanismo (Dirección General de Arquitectura y Urbanismo) que anteriormente dependían del Ministerio de la Gobernación.

Cabe decir, además, que dado que cuando se hicieron las casitas todo aquello era campo, en Caminos Hondo y Viejo del Grao, parte de la actual calle de Lo Rat Penat, paralela a la de Josep Faus, formaba también parte del barrio de Infanta Isabel, donde hoy todavía puede observarse una hilera de casitas a un lado de la calle, en el mismo donde se sitúa la fundada falla Lo Rat Penat, posteriormente, en 1962.

Según sabemos, gracias a la residente en el barrio Marisol Laguarda, el orden de las viviendas se estableció por sorteo con la mano inocente de dos niños hijos de cooperativistas, uno de ellos padre de la misma Marisol, fallecido, y otro un señor que también falleció ya.

Nos cuenta, además, que durante la guerra acogieron a niños refugiados que traían de Madrid, y que en algunas casas se construyeron una especie de pequeños refugios, donde en el caso de Marisol, nos comenta que ellos se metían debajo del hueco de la escalera.

El barrio se conoció en sus inicios como Barrio Infanta Isabel, y con la instauración de la II República se cambió el nombre a Barrio 14 de abril, volviendo más tarde a retomar su nombre en origen hasta el cambio y rotulación actual de calles.

La edificación puso ser de 106 viviendas, construidas en tres fases, que, como ya hemos mencionado anteriormente, resultó una labor muy laboriosa que llevó a feliz término el tesón de Josep Faus a través de la Cooperativa de Casas Baratas Infanta Isabel, que en el Ministerio de la Vivienda fue apoyado para este trabajo por Andrés Mancebo. En ella participo la cooperativa ya mencionada con trabajadores de la fábrica del Gas Lebon.

Esta cooperativa había construido dicho barrio, con un proyecto del año 1928 del arquitecto Salvador Donderis Tatay, 106 viviendas de dos alturas situadas en los entonces llamados Caminos Hondo y Viejo del Grao que, además, contaban con casa social y unas escuelas.

print

Se el primero en comentar on "Casas Baratas Infanta Isabel, el encanto de una pequeña barriada de Valencia"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*