Los hornos tradicionales de Valencia apuestan por la horchata natural

Img. Món

Horneros-pasteleros tradicionales y horchateros artesanos fomentan una alianza basada en la diferenciación con productos exclusivos y de calidad frente a las grandes cadenas y franquicias

Lunes, 22 de junio de 2020

informaValencia.com.-  Los hornos y pastelerías tradicionales de la ciudad de Valencia, uno de los gremios más antiguos, han decidido apostar una nueva campaña por la horchata natural sin pasteurizar gracias al acuerdo de colaboración que tienen con la empresa valenciana Món Orxata. Un total de 40 hornos y pastelerías o míticas tiendas venden en la actualidad la horchata natural y ecológica de Món Orxata, elaborada con chufas de la  Denominación de Origen Valencia y certificadas ecológicas por el CAECV.

Los hornos disponen así de un producto exclusivo, local y de calidad que la gente no encuentra en cadenas industriales, ayudando a profundizar en esa apuesta por la innovación que se detecta ya en muchos de ellos. Como ocurre con la horchata artesana, son muchos los panaderos que empiezan a pensar que el futuro es el pasado, volviendo a la esencia del oficio: elaboraciones sin prisas y con buena materia prima. Muchos están introduciendo panes espectaculares elaborados con harinas nobles, ecológicas o introduciendo especias, semillas, fermentaciones largas, uso de masa madre, etc.

Esta “alianza hornero-horchatera” obedece no solo a la armónica sinergia de los productos que elaboran, sino a que también comparten una competencia desleal en sus respectivos sectores. La intrusión de grandes cadenas o franquicias con panes industriales a precios ridículamente bajos está siendo letal para muchos hornos familiares. Lo mismo les supone a los horchateros artesanos la venta en grandes cadenas de supermercados de horchatas industriales vendidas como “frescas” o “artesanas” -en contra de lo que marca la ley o elaboradas con chufas foránea, en muchos casos provenientes de situaciones de dumping social en África, en envases diseñados con falleras, barracas, el Micalet o el propio Jaume I.

En Valencia cabe señalar que el Gremio de Maestros Horneros data del año 1462, mientras que la horchata natural lleva, al menos desde el siglo XVI, vendiéndose de forma ambulante en carritos.

Históricamente, el complemento de la horchata siempre fueron el pan o las rosquilletas, y mucho más tarde, a finales del siglo XX, llegaron los hoy famosos fartons. Un reconocido hornero confirma que “las rosquilletas, la coca en llanda o los fartons son el complemento ideal de la horchata, y ahora se pueden adquirir cómodamente y conjuntamente en su horno de toda la vida, por ello estamos encantados”.

Yolanda Morán, directora general de Món Orxata. , señala que “la unión hace la fuerza, más en los tiempos tan revueltos en los que vivimos, y afortunadamente los hornos y pastelerías tradicionales siguen apostando por la calidad y la diferenciación antes que por el precio”.

Algunos hornos

Hornos o pastelerías emblemáticas como San Bartolomé, Pan de Estellés, Miguel Martínez, Cócera, Dulces Pérez, José Compañ, Art del Sucre, la Tahona del Explorador, el Horno del Saler, entre muchos otros; míticas mantequerías como El Niño Llorón (antigüo Naguabo); tiendas ecológicas como Bio Bàsic, Herbolarios Navarro o Ecotienda La Zona verde; empresas de restauración como Invictus Grill o Cafetería El Diván o comercios como l’Horta Encesa, venden en la actualidad la horchata de Món Orxata

print

Se el primero en comentar on "Los hornos tradicionales de Valencia apuestan por la horchata natural"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*