Parchis
Opinión

No duelen los años

Img. Rosa Muriel
Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

05-06-2020

Para una mujer con grandes sueños ni siquiera el cielo es el límite, es mi filosofía de vida, y lo más seguro es que fué también la de muchas mujeres en el pasado, haciendo más y hablando menos, siendo pioneras y protagonistas de cambios en el mundo.

Descubrí que no soy una princesa de cuento de hadas, descubrí a la persona que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas. Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, de hacer cosas indebidas, de no responder a las expectativas de los demás. Y a pesar de ello ¡quererme mucho!

Descubrí que nadie es más que nadie, lo que no me gusta no lo acepto, y que la paciencia tiene un límite por mucho que quiera y necesite, que puedo mandar a la mierda lo que me hace daño y no me conviene sin ningún tipo de remordimiento.

Me alegro del camino andado, asumo mis contradicciones. Siento que debo saludar a la joven que fui con cariño, pero dejarla a un lado porque ahora me estorba. Su mundo de ilusiones y fantasía, ya no me interesa:

¡Qué bien vivir sin la obsesión de la perfección!

¡Qué bien no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños!

¡Que bien me siento con mi madurez y mi libertad!

Ahora mi vida y el tiempo es mio. Porque descubrí…, cuántas cosas descubrí!

https://youtu.be/RyD1QIHYQB8

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario