Parchis
Opinión

Aquellos polvos trajeron estos lodos

Img. A G-T P facebook
Img. A G-T P facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

04-06-2020

En los puestos de máxima responsabilidad deben de estar los mejores, y lo último que se debería de tener en cuenta es si éstos pertenecen al género femenino o masculino.

Así, si en una selección para cubrir diez altos cargos resulta que las diez personas más cualificadas para ocupar los puestos son mujeres, en justicia y deberían de ocupar el cien por cien de las plazas; por el contrario, si resulta que los diez mejores son hombres, pues éstos deberían de tomar posesión – así mismo – de la totalidad de los puestos. ¿Lógico, no?

Eso sería lo normal; lo subnormal sería –por Ley– establecer que el 50 por ciento deberían de tener vagina y el otro 50 por cien, pilila.

La famosa LEY DE PARIDAD del iluminado ZP, fue una de las mayores paridas en lo que llevamos de siglo, tan solo igualada por la “boutade apache” de: “La tierra no pertenece a nadie; sólo al viento”. Aunque en honor a la verdad es de justicia reconocer que ambas ideas salieron del mismo culo; el de ZP.

Y es que hay personas que parece que en lugar de utilizar músculo bucinador para hablar, utilicen el músculo esfínter, y en algunos casos con fruición y auténtica incontinencia, y claro, al final la lían parda.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario