Parchis
Salud

Fumar en terrazas y espacios públicos aumenta el riesgo de contagio de Covid-19

Fumar en las terrazas puede ser fuente de contagios/Img. archivo LD
Fumar en las terrazas puede ser fuente de contagios/Img. archivo LD

Con el humo se expulsan diminutas gotas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas

jueves, 28 de mayo de 2020

M. Cañardo.-  Con la irrupción de la pandemia COVID-19, los fumadores se sitúan en una posición de doble vulnerabilidad porque son más proclives a padecer infecciones respiratorias graves, su riesgo cardiovascular se ve incrementado debido al sedentarismo propio del confinamiento, están más expuestos a un posible contagio por el movimiento de llevar los dedos a la boca y nariz para fumar, y pueden poner en riesgo al resto de personas a su alrededor de manera inconsciente, ya que con el humo se expulsan diminutas gotas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas.

En este sentido, es importante recordar que la propia Organización Mundial de la Salud ya había definido al tabaquismo como una ‘epidemia mundial’ y una de las mayores amenazas para la salud pública. Según los datos de esta institución, el tabaco se cobra más de 8 millones de vidas al año, de las cuales 1,2 millones son personas expuestas al humo ajeno. A pesar de que el número de adictos al tabaco ha disminuido en la última década en 60 millones de personas, en nuestro país el 23,3% de la población fuma, un porcentaje que apenas ha variado en los últimos dos años.

Para la doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España, “el contexto actual demuestra los efectos devastadores que puede llegar a tener el tabaco, dejando a las personas que fuman en una posición de doble vulnerabilidad frente a los no fumadores», explica en un comunicado de la compañía.

La doctora advierte además que «el COVID-19 ha supuesto un desafío adicional para aquellas personas que quieren dejar de fumar, ya que hacerlo en un contexto de estrés puede resultar particularmente complicado».  Sánchez destaca que la mejor opción es dejar el tabaco: «hoy en día, disponemos de infinidad de recursos para superar la adicción, desde apoyo psicológico de profesionales bien formados hasta tratamientos farmacológicos científicamente probados, siempre que exista prescripción y seguimiento médico adecuado”.

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el próximo 31 de mayo, la aseguradora de salud Cigna ha analizado los cinco factores de riesgo que están empeorando la calidad de vida de una persona con el hábito de fumar durante esta crisis:

Mayor vulnerabilidad frente a infecciones respiratorias graves como el COVID-19. Las partículas del tabaco lesionan el mecanismo de defensa del aparato respiratorio y hace que las personas fumadoras sean más vulnerables a las infecciones respiratorias. Según se desprende del último informe científico-técnico publicado por el Ministerio de Sanidad, el riesgo de sufrir una enfermedad grave por coronavirus es 1,4 veces mayor en estos casos, y hay 2,4 veces más de posibilidades de tener que ser ingresados en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o de necesitar ventilación mecánica. Este peligro también ha sido recientemente confirmado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) alegando que, dado que el tabaquismo deteriora la función pulmonar, la capacidad para luchar contra esta y otras enfermedades es muy inferior.

El sedentarismo agrava los problemas cardiovasculares derivados del tabaco. Cuantos más factores de riesgo cardiovascular tenga una persona, mayores serán las posibilidades de padecer una enfermedad de este tipo. Si ya de por sí el tabaco es enormemente perjudicial en este sentido – según la Fundación Española del Corazón, la nicotina produce daños en la pared interna de las arterias, aumenta el tono coronario, produce alteraciones de la coagulación, incrementa los niveles de colesterol malo y reduce los de colesterol bueno-, combinarlo con el sedentarismo (principal enemigo de los problemas cardiovasculares) propio de los meses de confinamiento ha supuesto un auténtico riesgo para la salud.

Están más expuestos a un posible contagio. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) explica en una publicación reciente que el acto de fumar o usar cigarrillos electrónicos, pipas de agua u otros dispositivos que calientan tabaco implica llevar de forma repetitiva los dedos a la boca, cara y nariz, vías más frecuentes de infección por coronavirus. Toda esta evidencia hace suponer que los consumidores de tabaco tengan un mayor riesgo de contagio.

Las situaciones de estrés y ansiedad incrementan las ganas de fumar. Muchos habrán creído calmar su nerviosismo, incertidumbre o ansiedad durante estas semanas con el tabaco. Sin embargo, esta creencia popular es totalmente falsa. Es cierto que en un primer momento sí que se produce cierto alivio por la reducción instantánea de la sensación de abstinencia, pero, a medio plazo, se está aumentando la tensión del organismo. Tal y como indica la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), en realidad la nicotina es una sustancia estimulante, no relajante.

La reactivación de la vida social tras dos meses, “momento tentador” para los que decidieron dejarlo durante el confinamiento. El denominado “condicionamiento clásico” es el causante de que el cerebro asocie el hábito de fumar a determinadas situaciones, como, por ejemplo, salir con los amigos. Por ello, la relajación de las medidas de contención supondrá un gran reto para todos aquellos consumidores de tabaco que, durante la cuarentena, hayan decidido dar el paso de dejarlo, ya que volverán a exponerse a este “momento tentador».

A todos estos factores hay que añadir, además, el riesgo que supone el tabaco para el resto de las personas que no fuman, sobre todo con la apertura de terrazas al aire libre. Pese a todas las precauciones establecidas (distancia de seguridad y uso de mascarillas), «el humo del tabaco supone un riesgo para los demás, no solo por exponer a todo aquel que lo inhale a los agentes tóxicos y cancerígenos propios del tabaco», sino también porque «con el humo se expulsan diminutas gotas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas».

Por este motivo, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)9 está incidiendo en la importancia de no fumar en terrazas y espacios públicos durante el período de desescalada, considerando que son lugares en los que el riesgo de contagio aumenta tanto para ellos como para las personas del entorno.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario