Parchis
CINE Cultura

‘#Confinados Coronavirus España’, retrato de una juventud enganchada a las redes sociales, sus reglas y sus falsedades

Nueva Pelicula suspenso 2020 #Confinados Coronavirus España
Nueva Pelicula suspenso 2020 #Confinados Coronavirus España/informaValencia.com

Su director y guionista, Fran J. S. C, es un realizador valenciano de amplia trayectoria y cuyo repositorio de recursos audiovisuales roza lo asombroso

Domingo, 17 de mayo de 2020

N.C.-  En esta producción, el realizador Fran J.S.C. abandera una buena muestra de actores y amantes del cine que se han reunido en torno al proyecto con la fuerza de su entusiasmo y profesionalidad.

Desde el pasado día 1 de mayo, momento en el que se estrenó la película en el canal de Youtube de la productora Andromeda Nebula Group, «#Confinados: Coronavirus España», de Fran J. S. C se convirtió en el primer largometraje de este país en reflexionar sobre un buen número de temas de candente actualidad: las redes sociales, el confinamiento, la precariedad socioeconómica, la ciberseguridad y el culto al ego como quebradizo refugio.

«#Confinados Coronavirus España.» parte en su arranque de un retrato cruzado en apariencia previsible y casi gamberro de una juventud enganchada a las redes sociales y sus reglas. Pero pronto muta para deslizarnos, en una recta final de infarto, hacia el desmoronamiento de la frágil máscara de falsedad que caracteriza a las redes.

El planteamiento es en apariencia sencillo: una youtuber famosa tiene la idea de promocionarse llevando a sus fans un espectáculo único y atrevido que la hará destacar aún más en su competitivo mundillo… Pero esta obra es más que un diario de artimañas o un anecdotario de chascarrillos y penas. Ambientada, evidentemente, durante el confinamiento por la crisis del Covid-19 en España, la película cuenta con unos actores que fueron dirigidos mediante una popular aplicación de mensajería, cumpliendo estrictamente con las limitaciones impuestas por el estado de alarma. Ellos mismos se grabaron según las indicaciones del realizador.

Frente a ese caleidoscopio de cámaras caseras, una narrativa distinta avanza a través de la historia… El mundo digital aparece representado como una construcción mastodóntica de ciencia ficción, compuesta de enormes módulos flotantes, animaciones geométricas de luces de neón y rayos que cruzan la pantalla entre siniestros contenedores oscuros, dispuestos modularmente hasta un horizonte que se presenta nebuloso, infinito, misterioso y a veces, hasta hostil. El mundo que explica y condiciona el nuestro. Un «Otro lado» que hoy es condición de posibilidad de la comunicación entre los artefactos mágico-tecnológicos que nos rodean.

Ese plano subjetivo, nos hace surcar el paisaje cyberpunk y ultraterreno de las autopistas de la información, acabará siendo la línea narrativa que colisione con la frágil realidad de los protagonistas a través de un personaje apenas sospechado desde el principio de la trama.

Su director y guionista, Fran J. S. C, es un realizador valenciano de amplia trayectoria y cuyo repositorio de recursos audiovisuales roza lo asombroso. En esta producción abandera una buena muestra de actores y amantes del cine que se han reunido en torno al proyecto con la fuerza de su entusiasmo y profesionalidad.

Como parte de la preparación para un buen número de escenas, este diario ha tenido acceso al rapidísimo story-board que el realizador preparó para dar guía al trabajo de interpretación. Esto permitía, en determinadas escenas, aclarar los encuadres, la acción y las iluminaciones necesarios para la buena conclusión del trabajo. Compartiendo estos fragmentos de story-board, se pudo grabar correctamente la película cumpliendo con las restricciones del estado de alarma.

Como dibujos que no dejan de ser, destacamos la agilidad y la precisión de las líneas. Son concisos, claros y dinámicos en la medida que las requiere la escena y constituyen por sí mismos un material que no suele ser puesto de relieve en las crónicas de cine, pero que aquí tenemos a gala presentar al lector.

El elenco actoral, núcleo de la narración, está formado por más de veinticinco actores, ocho de ellos principales: María Salazar, Sebastián Atienza, Joss Domenech, Juanjo Grau Alonso, Maribel Bravo, Ángela Bermudez, Juan Benavent Boluda, Anabel Botella, Celia María Boluda Leal, Amelia Geijo, Ian Grau, Ainhoa Azcona, Carmen Cócera, Chechu Berlanga, Elena Battaglia, Judith Batscheider, Kilian Cecchini, Julia Badenes, Analía Marco, Nacho Gallach y José Arcûghal… Además, se ha contado con la colaboración de varias voces en off y cámaras, que aparecen cuidadosamente recogidos en los títulos de crédito de esta obra que pone por delante de todo el trabajo de equipo de todos sus participantes para dar vida a la historia fraguada por Fran J. S. C.

El cine tiene, entre otras cosas, la capacidad de configurar la memoria de una época. Para bien y para mal. Tanto para aquellos que la vivieron, como para los que quieren hacerse la idea de un mundo pasado a través de su narrativa. Mientras haya medios para reproducirla, tendrá ese carácter de cápsula del tiempo. Y nuestra época digitalizada no se escapa de esta ley.

«#Confinados: Coronavirus España» es el resultado de una apuesta creativa hecha con un par de ingredientes tan escasos como valiosos en el panorama audiovisual actual: Una buena dosis de sensacional capacidad narrativa y toneladas de voluntad de hierro para sobreponerse a las dificultades causadas por la falta de medios y de apoyo institucional.

El ingenio de su trama, su capacidad camaleónica para mezclar lo cotidiano con lo cómico y lo trágico, pivotando desde el sainete ligero hasta el drama lacrimógeno, dejan muy alto el listón de la creación cinematográfica valenciana. Con calle, ganas, sueños y un buen grupo de selectos profesionales se teje una trama que recuerda por momentos el ácido y negro humor de los guiones del mejor Azcona.

Como bien dijo la socióloga Maisa Urmeneta sobre los tiempos del confinamiento: «La ficción es ahora la realidad». Esto unido al catalizador de internet, las telecomunicaciones masivas y la precariedad como contexto, contribuye a urdir una historia que, lejos de ser un sainete de destape, se constituye en una narrativa de una profundidad dramática impactante.

Así pues al mérito de una dirección hecha a distancia por medios digitales se une el talento de unos actores que aportaron su capacidad innegable para encarnar personajes tan verosímiles como angustiosos o cómicos. El resultado no puede ser otro que una deliciosa mezcla hecha con los mejores ingredientes de «Black Mirror» y de «Aquí no hay quien viva», cocinados con elegancia y saber hacer. Y por fin reclamando el espacio que merece en la cultura de este país, dejando atrás y mudos a los prebostes de la televisión pública y las instituciones académicas que, almacenados en sus dulces pesebres, no saben o no pueden asumir este pulso narrativo con el momento presente.

Una película quizás preparada para destacar entre todos los demás intentos para marcar ésta nuestra época y constituir un símbolo generacional absolutamente central en la historia del cine valenciano

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Visita nuestra sección de material escolar 📔✏🖊🖍 para que la #VueltaAlCole sea mucho más fácil

Camino del Santo Grial

Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Personalizamos #mascarillas lavables y reutilizables con tus propias creaciones o el diseño que más te guste