Pero al final…

Img. A G-T P/facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

16-05-2020

Y he visto el dolor acercarse a mí, causarme heridas, y golpearme así, llegando a preguntarme dónde estabas tú.

Y he hecho preguntas en mi aflicción, y tan solo he hallado respuestas sin contestación que me hicieron dudar de tu compasión…

Pero al final aprendí que en la vida todo tiene un sentido y todo obra para bien, y que al final, aunque ahora no lo entienda, será mucho mejor lo que vendrá.

Ahora comprendo que siempre has estado ahí y que todo forma parte de un propósito; que tu palabra no ha fallado, que nunca me has dejado, y que lo único que ha fracasado ha sido mi fe y confianza en ti.

Ahora tan solo queda como un mal sueño todas las veces que he estado entre la espada y la pared, rodeado de temores y sin saber qué hacer, reclamando entre lágrimas tu atención; pidiendo a gritos tu intervención, sin darme cuenta de qué todo tiene una razón y que me equivoque al buscar las respuestas en mi mente, sin ver que ellas siempre estuvieron esperándome en el fondo de mi encogido corazón, aguardando para mostrarse el momento de mi entrega sin condiciones al único y verdadero Amor; tu Amor.

 

Se el primero en comentar on "Pero al final…"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*