Parchis
Opinión

Gigantes y cabezudos

Img. A G-T P/facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

12-05-2020

Iván Redondo, el gurú de Sánchez especialista en crear las frases pretenciosamente ingeniosas que luego su jefe repite hasta la saciedad en sus homilías televisivas, ha conseguido una vez más marear al personal con su último invento semántico: La desescalada.

Con lo de la desescalada y sus fases ha logrado, aunque solo temporalmente, dividir y enfrentar a los españoles una vez más (por aquello de divide y vencerás), al provocar recelos y broncas entre las diferentes comunidades autónomas, por el agravio comparativo que supone el hecho de qué comunidades están en una fase y cuáles en otra, y así, mientras se discute sobre el chocolate del loro, la gente se olvida de la tozuda realidad: Que tras haber conseguido Pedro Sánchez súper poderes cual villano de cómic para hacer y deshacer a su antojo, España ha sido y es el país del mundo con mayor número de muertos y de sanitarios contagiados por habitante, amén de estar en el top de los países con mayores recortes de libertades ciudadanas.

Al final, me da la impresión personal de que con lo de “desescalar” lo que se busca es ganar tiempo para “descabrear” al irritado pueblo español, antes de que éste pueda salir libremente a las calles, megáfono y cacerola en mano, mientras el mesiánico Sánchez se esconde detrás de los uniformados, pensando que por ser más guapo va a correr mejor suerte de la que corrieron otros iluminados megalómanos de la Historia.

Mientras, el concierto ha comenzado:

https://tv.libertaddigital.com/…/gran-cacerolada-y-gritos-d…

https://okdiario.com/…/espana-ya-no-protesta-desde-balcones…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario