Parchis
CIENCIA Salud

La manipulación sesgada de la información que se está dando sobre el coronavirus

Enfermedad COVID-19, archivo.

“Los responsables de controlar esta pandemia debían haber comunicado los hechos y compartir responsabilidades de acuerdo a criterios realmente científicos y de bien social”

Sábado, 09 de mayo de 2020

informaValencia.com.-  En un artículo editorial del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, la entidad analiza en profundidad toda la información que llega a los ciudadanos, tanto a través de los portavoces del Gobierno o autonómicos como de los medios de comunicación y por extensión, de la redes sociales.

El editorial comienza haciendo referencia a la denominación de las distintas fuentes, muchas veces utilizadas como simples coletillas en una frase para dar una presumible veracidad a los datos. Así, el Observatorio señala que se acaba de publicar en Investigación y Ciencia, en su numero del mes de abril, un artículo del catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, Ignacio López-Goñi, en el que alerta de que se tenga cuidado en dar crédito a las noticias con marchamo pretendidamente científico que se están difundiendo sobre la epidemia del coronavirus, pues algunas de ellas pueden no estar bien fundamentadas, por el carácter de ‘ciencia express’ con que se divulgan, pues seguramente “jamás en la historia de la ciencia haya habido tanto escrito sobre un virus a los dos meses de haberse descubierto”, a la vez que puede ser también la primera vez, que estamos viviendo la pandemia en un tiempo real, pues todos los días y en todo el mundo se está hablando del fatídico virus, ebullición mediática a la que hay que añadir el efecto multiplicador de las redes sociales.

Todo ello, puede contribuir, y está contribuyendo, a difundir noticias con el marchamo de científicas sin que estén debidamente contrastadas. En su artículo, López-Goñi comenta tres ejemplos de ello.

El coronavirus no se ha escapado de ningún laboratorio

En efecto, en alguna revista científica se ha afirmado que el Covid-19 se haya podido producir en algún laboratorio científico chino, del que después podría haberse escapado, incluso se ha llegado a afirmar que podría ser una mezcla artificial de un coronavirus y del VIH, lo que ha resultado ser una noticia falsa, que con rapidez ha sido retractada por la misma revista que la había publicado, pues, al parecer, se ha podido demostrar que el genoma de este coronavirus es muy similar al de cientos de otros coronavirus que habitan en los murciélagos, lo que sugiere una fuerte relación entre ellos.

Por el contrario, todo parece indicar que el Covid19 ha surgido de una forma natural por recombinación de distintos virus presentes en los murciélagos y en otras especies animales. Es decir, claramente se ha evidenciado que el coronavirus protagonista de la actual pandemia no se ha producido, y posteriormente escapado, en ningún laboratorio chino, ni es fruto de la ingeniería genética, sino que tiene un origen animal.

Img. Observatorio

Sobre cómo se transmite

También es conocido que para transmitir el virus de los murciélagos a los hombres, se requiere de un intermediario, habiéndose afirmado que dicho intermediario era un pequeño animal común en Asia, el pangolín. Tampoco esta noticia ha sido corroborada científicamente, al contrario, parece ser que el coronavirus no proviene de ese animalillo, sino de los murciélagos a través de otra especie animal por el momento no identificada.

Un virus mutante

Finalmente, otra noticia negativa que se ha difundido en los medios de comunicación es que el virus es muy mutante y ha mutado a otra cepa más virulenta, lo que está dificultando, por un lado, la obtención de una vacuna y por otro está haciendo que la pandemia sea más agresiva. Esto tampoco está científicamente confirmado, pues, en efecto, este coronavirus muta como todos los virus, lo que hace que probablemente se pueda adaptar mejor a su hospedador, en este caso nosotros mismos, haciéndose cada vez menos letal, aunque por el contrario se propague mejor, que es lo que al parecer, está ocurriendo.

Conclusión

La enseñanza de todo lo anteriormente comentado es que los responsables de dirigir y controlar esta pandemia debían haber comunicado los hechos y compartir responsabilidades de acuerdo a criterios realmente científicos y de bien social, siempre también de acuerdo con la verdad objetiva, para no generar una angustia absolutamente innecesaria y por supuesto inmerecida para la ciudadanía.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario