Parchis
MEDIO AMBIENTE

Una roca de asteroide cruza España de oeste a este y se desintegra sobre Ciudad Real

El objeto espacial, 2018 VP1, el cual se estaría acercando a nuestro planeta y podría estrellarse el 2 de noviembre del 2020./NASA
El objeto espacial, 2018 VP1, el cual se estaría acercando a nuestro planeta y podría estrellarse el 2 de noviembre del 2020./NASA

El Complejo Astronómico de La Hita, en Toledo, ha registrado de madrugada, una gran bola de fuego que pudo verse desde gran parte la Península

Martes, 05 de mayo de 2020

M.Cañardo.-  La bola de fuego se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un asteroide a 82.000 kilómetros por hora y pudo ser grabada por los detectores que la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa opera en el Complejo Astronómico, ha informado en un comunicado, hecho que recogió el Complejo Astronómico de La Hita, ubicado en Toledo, que ha registrado en la madrugada de este martes, sobre las 03,42 horas, la roca que atravesó los cielos del país y que pudo verse desde gran parte la Península.

El fenómeno, similar al que reproducimos en el video y que tuvo lugar en julio del año pasado, avanzó en dirección noreste y finalmente se extinguió a una altitud de unos 34 kilómetros sobre Ciudad Real. La roca se desintegró totalmente en la atmósfera, por lo que ningún fragmento consiguió llegar al suelo. Estos detectores trabajan en el marco del Proyecto Smart, que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

El incidente ha sido analizado por el investigador responsable del Proyecto Smart, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), análisis que ha permitido determinar que la roca que originó esta bola de fuego entró en la atmósfera a unos 82.000 kilómetros por hora sobre el centro de la provincia de Cáceres. Debido a esta elevada velocidad, el rozamiento con el aire hizo que la roca se volviese incandescente cuando se encontraba a una altura de unos 89 kilómetros sobre el nivel del suelo. Esta incandescencia generó una bola de fuego tan luminosa que pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia.

En junio de 2027

Tal y como recoge ‘Gog’, el último trabajo novelado del escritor e investigador Juan José Benítez, entre los meses de junio y noviembre del año 2027 un asteroide podría golpear la Tierra. Los mayores expertos mundiales analizan las opciones para evitar una futura catástrofe. Y aunque al parecer se trata de un simulacro que realiza la Conferencia de Defensa Planetaria, cada dos años, los mayores expertos mundiales se reúnen para discutir sobre las amenazas que asteroides y cometas pueden representar para la Tierra y las acciones que podrían desarrollar para evitar a un objeto amenazador.

Con este propósito, en la Conferencia de Defensa Planetaria que se celebra desde este pasado lunes y hasta el 3 de mayo en Washington, se realizará un ejercicio ficticio, sobre el posible impacto de un Objeto Cercano a la Tierra (NEO), por lo que deberán tomar decisiones y desarrollar planes según les lleguen los datos.

Este año la simulación llega a Twitter, donde la Agencia Espacial Europea informará en directo sobre el ejercicio, de manera que los internautas sabrán, a la vez que los expertos, cuál es la situación. ‘2019PDC’ es el nombre del asteroide descubierto (hipotéticamente) el 26 de marzo de 2019, una roca que, según los cálculos de la ESA y la NASA, podría impactar contra la Tierra en 2027. Tras semanas de seguimiento los expertos informan el 29 de abril de 2019 -primer día de la Conferencia de Defensa Planetaria- de que la posibilidad de que el asteroide golpee la Tierra en 2027 es de una sobre cien.

«En unas horas compartiremos el primer comunicado de prensa sobre el hipotético asteroide #2019PDC», señala el Twitter de ESA Operations. Los participantes en el simulacro adoptarán diferentes papeles, desde gobiernos nacionales a agencia espaciales, astrónomos y cuerpos de protección civil, según un comunicado de la ESA. Además discutirán «los preparativos potenciales para las misiones de reconocimiento y desviación de asteroides y la planificación para mitigar los efectos de un impacto potencial», indicó por su parte la NASA.

«Afortunadamente, impactos de asteroides de tamaño medio y grande no son muy comunes», según Detlef Koschny, experto de la ESA que participará en el ejercicio teórico. Eso significa, sin embargo, que «tenemos pocas oportunidades de practicar nuestra respuesta ante este peligro tan real, aunque poco probable. El escenario de impacto de este año es una oportunidad única para abordar, en tiempo real, un impacto de asteroide». Mientras se conocen los primeros datos del ejercicio, el centro de la operaciones de la ESA (ESA Operations) ha colgado en su Twitter un vídeo de ficción al más puro estilo de película de catástrofes.

En algo más de dos minutos, el vídeo sitúa al espectador en 2028, a solo 24 días de que un asteroide impacte contra la Tierra, pero gracias a una red de telescopios creada por la ESA en 2019 se puede precisar que el NEO caerá en el Pacífico sur sin riesgo para las personas. El caso más reciente de importancia sobre la caída de un meteorito a la Tierra se produjo en 15 de febrero de 2013, cuando una roca de unos 20 metros de diámetro se fragmentó unos 45 kilómetros antes de caer sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk, en los montes Urales, causando más de 1.500 heridos y desató el pánico en la región.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario