Parchis
MEDIO AMBIENTE

La contaminación del aire desciende en Valencia un 69 por ciento desde el inicio del estado de alarma

Foto: Pilar Sánchez/informaValencia.com

La reducción drástica del tráfico se sigue traduciendo en una mejora sin precedentes», según un informe de Ecologistas en Acción 

Lunes, 04 de mayo de 2020

M.Cañardo.-  La ciudad de Valencia, con un 69% menos de contaminación en el aire desde el 14 de marzo con la declaración del estado de alarma por el coronavirus y hasta finales de abril, representa el mayor descenso en España con respecto a las grandes ciudades.

Según un informe de Ecologistas en Acción, elaborado a partir de mediciones oficiales en 26 ciudades españolas, en el que se concluye que la reducción drástica del tráfico se sigue traduciendo en una mejora «sin precedentes» de la calidad del aire en las grandes urbes españolas, «muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud», según ha informado la organización en un comunicado.

En su nota, la plataforma propone para la desescalada mantener la compra de proximidad, el teletrabajo voluntario, la administración electrónica, rebajar el límite de velocidad en vías urbanas a 30 kilómetros por hora, potenciar la movilidad activa peatonal y ciclista, garantizar el transporte público con una ley de financiación o el escalonamiento de horarios laborales.

El informe analiza los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 129 estaciones de medición, repartidas entre las 26 principales ciudades del país –todas las mayores de 150.000 habitantes con más de una estación–, durante los meses de marzo y abril de 2020 y de los diez años anteriores.

Foto: Pilar Sánchez/informaValencia.com

Entre otras conclusiones,  el trabajo destaca el descenso de los niveles de contaminación atmosférica por NO2 en las principales ciudades españolas, cuantificada en una media del 58%, con una mejora de la calidad del aire general, tanto en los centros de las ciudades como en las periferias urbanas, al igual que son generales las medidas de limitación de la circulación adoptadas.

Por zonas geográficas se aprecia una menor reducción de la contaminación en las ciudades de la cornisa cantábrica, debida quizás a factores meteorológicos no bien precisados.  En cambio, las ciudades del litoral mediterráneo son las que más han rebajado los niveles de NO2, hasta concentraciones en ocasiones propias de estaciones rurales de fondo.

Las mayores reducciones se habrían producido en las ciudades de Alicante (72%) y Valencia (69%), y las menores en Oviedo (42%) y Zaragoza (45%). Madrid ha rebajado los niveles de NO2 el 59% y Barcelona el 62%, de promedio. No obstante, según precisa la entidad, las redes de medición de las ciudades son «muy dispares, por lo que sus datos no pueden compararse con completo rigor».

Otro dato que ha contribuido al descenso ha sido el de las precipitaciones y la inestabilidad atmosférica predominantes durante la primavera, dado que este ha sido el abril más lluvioso  desde que se tienen registros y marzo fue también muy húmedo.

Según la organización, la crisis de la COVID-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad «son la mejor herramienta para rebajar la contaminación del aire en las ciudades  y «certifica que la reducción del tráfico motorizado en las ciudades tiene claros efectos en la disminución de la contaminación, algo que a su vez supone una importante mejora de la salud pública».

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario