Parchis
Opinión

Viernes

José Pedrerol/tv

Francisco Mares

01-05-2020

Robinson Crusoe es la segundo relato más leído después de la Biblia. Es una historia de naufragios, piratas y caníbales, pero también de  vasallaje. Robinson es un náufrago que se erige en salvador de otro al que bautiza como Viernes*, por ser ese el día en que se conocen. Viernes le juró servir en señal de agradecimiento no exento de  interés por la protección.

Como si se tratara de la continuación de la novela esta semana la noticia no ha sido la muerte de Robinson sino la del pésame en un mensaje embotellado, como en reactualización de Robinson Crusoe. El día después del efecto Robinson, ha sido la comidilla del sistema de tribus que reina en el periodismo y la política gracias a Casado que se ha pasado del Titanic a otra historia de náufragos en una semana. Por su parte, el afán de autenticidad de Sánchez, tras ser criticado por culteranista (si hablaba mucho) y conceptista  (si hablaba poco o con  nudo de corbata y garganta), ha pasado a jugar al mus (del  fútbol al juego de mesa mudo en señal del vasallaje de la presidenta del congreso en seña de apremio de intervenciones críticas). La última intervención de Casado en sesión de control de recuperación del pacto de Moncloa la finalizó refiriéndose al Titanic. No fue un viernes pero tampoco dejó de serlo ya que servir como orquesta de un naufragio o hundimiento no es plan sino vasallaje a la deriva: no protección sino sumisión.

El tweet no era para tanta crítica pero no perdió la ocasión la cadena de vasallos al abordaje como caníbales ante cualquier cosa que se mueva o se diga  para llevarla a su orilla como en un naufragio. Así, ya con anterioridad al tweet, en el control donde más que el pacto se buscó la sumisión, se la tenían jurada Sánchez- intentando sacar los colores a Casado- y su portavoza Lastra, profundizando en la herida con azotes de malos modismos, para dar más color cara a la galería, agrandando el error de un dicho o twit del enemigo en otro rebatir de reality que  utiliza la libertad de expresión para censurarla.

Cuando se dan leches a batidas con la letra con sangre entra, se fomenta odio a Dios rogando y con el mazo azotando, y así Casado, escocido más que colorado, aprovechó otro refrán, el de blanco y en botella de cuando las leches venían en cristal por no pagar platos rotos, al habérsele  criticado utilizar a los muertos con el culebrón de la corbata que se repone así en otro resumen ahora embotellado en tweet condensado de tetra brik.

El tweet daba el pésame a la familia de Robinson y seguidamente a todos los anónimos que por el virus no se han podido despedir de la suya. El tweet aprovechaba la ocasión de dar múltiples pésames en uno, con el conceptismo en tetra brik al que se está aficionando Casado y como en ‘El jueves’ pero al revés por empezar este con los anónimos. Se podía, dado que el mensaje es público y el emisor también y va  dirigido muy especialmente a una familia como un comunicado, haber envasado 2 twits y respetar también así el formato ligero y rápido de este tipo de mensajería. Pero también podía haberlo embotellado empezando  por las familias anónimas o hacer dos twits precediendo el de Robinson por el de los anónimos o este por el de Robinson y entonces se hubiera liado más. Incluso podía haber hecho tres twits y separar los dos por uno de mala leche sobre el Titanic. En todo caso,  se iba a interpretar a toda leche como una falta de duelo en favor de la crítica al gobierno. Los dimes y diretes propios de shows como los realitys no deberían propagarse como una maraña sino como objeto de la crítica para ver como se corre la voz de la red de castas que rinden pleitesía y vasallaje a la voz de su amo, que a su vez voz rinde a la de otro amo – el auténtico  puto amo llámese  X o Z – como colaboracionistas que disfrazan de lealtad el servicio  de compadreo y enchufismo bien pagado.

En tiempos de amenaza, guerra o hambre surgen relatos que tienen en común el canibalismo que es propio de las arañas, las perras y las ratas madres que para sobrevivir se comen a los machos o a sus crías. Este maternalismo de aborto post parto es pacifista en el monacato de celibato y castidad de las castas más adeptas a los votos de obediencia y abstinencia pero no de pobreza. Los más familiares alquilan  un chino y chin pum. O se agencian una parejita o pareja de postín casada con el engaño connatural. Este artículo es también del día después al día después y es un antes al próximo  domingo, día de la mare, dedicado a todas las que crean vida y no la destruyen contranaturalmente  por activa o pasiva. La  capacidad de procrear de la mujer  es, además  de muchas  otras, donde es superior al hombre sin ninguna duda. Es esa la capacidad que la hace ser un Dios dador y creador de vida pero también de destrucción. Los seres ‘humanos’ más tribales y patriarcales han sido capaces del canibalismo incluso por placer ante la mínima amenaza vista de lejos desde sus azoteas.

Figuradamente es en la política y el periodismo donde los carroñeros de la antropofagia  han encontrado su hábito y hábitat natural para comerse al enemigo en manada de jungla de asfalto.
El día después tuvo dos buenos futbolistas y periodistas de estilo inverso en todo y casi culés: Valdano y Robinson. Su 1primer gol en Osasuna fue al Real Madrid. Relevó a Valdano al irse a entrenar al Tenerife, que en la última jornada se clasificó históricamente para jugar en Europa quitando la segunda liga consecutiva en el mismo campo al R. Madrid para darla al FCB.

La unanimidad al criticar a Casado es inversa pero tan falsa como la del consenso dado a Robinson en beneplácito. Robinson también se posicionó políticamente. Fue 24 veces internacional con Irlanda y no con Inglaterra. Se acogió al día del día de la madre ya que la suya tenía antecedentes irlandeses pero también porque se sentía casi más español que inglés: llegó a decir que  sentía vergüenza de su país y se declaró contrario al Brexit, tildándolo de xenófobo y racista. Fue crítico con Thatcher, May y  con  todo el gobierno del Reino Unido como no con el español, algo que el tweet de Casado compensó. Este partido, acorde con el día después, había que jugarlo en dos tiempos  como al conmemorar el aniversario de Cruyff, su alter ego en comunicación, también poco después, pero el mismo día (jueves santo trasladado de marzo a abril). Hablar de Robinson en el día de su muerte y el día después lleva a otra polémica porque alguien que dice lo que piensa deriva la crítica  hacia la  política y el periodismo. También en este campo la hubo con Robin que siguió su camino  por la misma senda y con firma propia  declarando  la vergüenza no ya hacia su país sino hacia el periodismo por el que cambió su camiseta otro de los mejores que había en el programa y que también dirigió el suyo propio: JPedrerol. El día después de El día después dio sello propio a sus dos estrellas de gallina de piel con un periodismo antitético. Robin no cambió el tipo del programa ni cuando fue antitético al relevar el estilo de Valdano con el que contrastó sólo lingüísticamente. Algo pasó en la ruptura y a Pedrerol le dolió la crítica como para vender su piel a la gallina de los huevos de oro de la  audiencia acogiéndose al amarillismo de la prensa inglesa y al rosa de la hispana: dos conceptos por los que Robinson sentiría vergüenza y por lo que se acogió a Irlanda. En política, como se ha visto en los controles, es igual que en el periodismo: contra más crítica se devuelve pero no en fair play sino en revancha de recuperación, canibalizando el discurso del ‘enemigo’ adelantándose hasta en la hora a toro repasado tras naufragar a las primeras de cambio en la mímesis adelantada a lo aún por escribir. Igual en música: Resistiré fue dada al Dúo Dinámico para resucitar casi a la tercera década de ser retirados por los Beatles. El cuando y los sueños rotos se reciclaban. Por ahí iba el camino a seguir propuesto: no por la inspiración de pirateo para rendir vasallaje. Así va el país y como se ve con Robinson no sólo el español.

Robinson siguió su camino y no escondió la cabeza como un avestruz. Seguramente   identificado con Cruyff al tener que estar en 1a línea con escasez de castellano (Cruyff limitó sus apariciones a las obligatorias y en cambio Robinson se metió de comentarista de nivel),  Robinson pudo inspirarse al decir que era un calzonazos y se escondía como un avestruz en la mítica gallina de piel que pasó a ser negocio como  marca de ropa de segunda piel.

Queda muy bien honrar la muerte de Robinson sin ver qué pasó el día después. ¿Por qué un buen periodista y mejor persona como Pedrerol cambió de camino? ¿Por qué los que ensalzan el periodismo del estilo del día después no apuestan por él y sí por Pedrerol en cuanto tuvo la máxima audiencia? ¿Por qué en vez de hacer copias bastardas no se  responde a lo que es más interesante? ¿Tal vez porque viene en el ADN de caníbal como herencia?. Para acabar la fiesta en paz ya que por fin es viernes, hay que recordar por anticipado y a toro repasado, y a modo de tweet para ponerse a caldo, a todas  las madres que han perdido la vida por el virus y especialmente otra vez a la de Guardiola pero también a la de M. Bosé y Ramoncín: dos casos tan bien paridos que cuesta no estar de acuerdo en consenso con todo lo que han dicho desde la transición, pese a no vérseles mucho cuando ya no interesaba su sensatez sincera y auténtica.

*El autor ha decidido cambiar el título inicial de éste artículo
print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario