Parchis
Actualidad

Ribó pide ahora que todos los familiares directos de un fallecido puedan ir al funeral en el estado de alarma

Img de archivo

El alcalde de Valencia intenta lavar su imagen y pretende conciliarse con los familiares de los fallecidos peor tratados en la crisis sanitaria del coronavirus

Lunes, 27 de abril de 2020

M.Huerta.-  El alcalde de Valencia, el Joan Ribó, ha pedido al Gobierno central que durante el estado de alarma actual, decretado por la pandemia de la Covid-19, todos los familiares directos de las personas que fallezcan en este tiempo puedan ir al funeral “por razones humanitarias”, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Además, el primer edil ha indicado que se homenajeará a los difuntos cuando pase el confinamiento para que sus seres queridos puedan recordarlos “como es debido”. “Homenajearemos a las personas fallecidas cuando todo esto pase y haremos posible que las familias puedan recordar a sus seres queridos como es debido”, ha expuesto.

Sin duda y tras su irresponsabilidad institucional al abrir este domingo el Jardín del Túria y las playas de Valencia y sin dotaciones de vigilancia, descargando además culpas en las actitudes de las familias que llevan 45 día de encierro domiciliario, Ribó pretender limpiar esa imagen con una solicitud que le congracie con los ciudadanos.

De esta forma, ha solicitado por carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se flexibilicen las restricciones de acceso a los entierros durante la crisis provocada por la Covid-19, con el fin de permitir, “por razones estrictamente humanitarias”, que las personas más vinculadas al fallecido, como “todos los familiares de primer grado”, puedan asistir a su funeral en lugar de solo un máximo de tres, como se estipula en estos momentos.

Y la nota explica, como es natural,  que en todo caso, “la asistencia siempre debería hacerse siguiendo las normas de seguridad”. “Restringir la asistencia al entierro de una persona a un máximo de tres familiares o afines, “comporta un importante impacto emocional en las familias de las personas fallecidas, ya que en algunas ocasiones, lamentablemente ni tan solo pueden participar en la despedida algunos familiares de primer grado, independientemente de la adopción de las medidas sanitarias de protección al personal trabajador que intervenga y a los propios asistentes”.

El edil ha solicitado que se puede permitir, “por razones estrictamente humanitarias”, la asistencia a estos actos de despedida –bien al acto de inhumación o al acto de cremación- a las personas más vinculadas al fallecido, como “los familiares de primer grado de consanguinidad, que así lo deseen”. Una petición, continúa el comunicado, que es “un mensaje, especialmente a aquellas familias que han perdido a un ser querido en unas circunstancias tan dolorosas como las actuales” y en las que “las despedidas son demasiado frías y solitarias”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario