Parchis
Cultura

Literatura vacía

Img. JC

Javier Caravaca

26-04-2020

―Asoma una sutil y esponjosa aguada rosicler sobre la loma, entre el ramaje erizado de la pinada, húmeda y solitaria, que recorta como el cincel de Fidias la vaporosa imagen de la mar estática, lejana, nebulosa y aparentemente fría, como si buscase el turquesa de un punto de fuga huidizo. Alondras, terreras y calandrias se posan sobre la verja oxidada y con el delicado aroma de sus picos pían y se cortejan, y con sus diminutas patas de alambre se rehúyen dando brincos como las niñas, y con su cantarín encanto despiertan al gallo y a las golondrinas, para que llamen a todos los demás. Las lágrimas frescas y amorosas de Aurora adornan como diamantes los retoños de la higuera, se cuaja de esa especie de azúcar el pasto y hasta un níspero alfombrado y verde con líquidas perlas se corona. Un suave aroma de luz se extiende por la tierra y se derrama entre las sombras, ocultando a los fantasmas que solo se ven de noche y animando a los bichos temerosos a volver al trabajo cotidiano. Así zumba afanoso un enjambre de abejas alrededor de los frutales, que ofrecen su sexo abierto y multicolor para que les hagan el amor con los pies peludos. Casi ladra en sueños el perro con ese temblor aún dormido, imaginando que corre y que persigue quién sabe qué. Y la luna se disuelve, entre pasteles blancos y azules, guiñándole el ojo a esa lámpara de fuego que asoma por la pinada, lentamente, majestuosa, sublime, dorando el mundo con su cálido tacto de rey.

―¿Que amanece dices?

―Eso.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario