Parchis
Actualidad Salud

Barceló: ‘Pido perdón a todo el personal sanitario por la falta de previsión’

La consellera Ana Barceló, durante su comparecencia en Les Corts./informaValencia.com
La consellera Ana Barceló, durante su comparecencia en Les Corts./informaValencia.com

“Las cifras y los muertos duelen cada día y tienen mi promesa de que seguiremos trabajando sin descanso para cuidar y proteger a todos”

Jueves, 23 de abril de 2020

A.Casañ.- “Quisiera comenzar recordando a las 1.132 personas que ha fallecido por coronavirus en nuestra Comunidad, transmitiendo mis condolencias a las familias y a sus amigos, mi apoyo a quienes se encuentran en una situación de incertidumbre ante la evolución de un ser querido, y mi apoyo y reconocimiento al personal sanitario que está trabajando dia y noche para salvar vidas y para atender a miles de valencianos que requieren atención médica”.

Con estas palabras inició su comparecencia la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública Ana Barceló, su comparecencia en Les Corts para rendir balance de su actuación al frente de su departamento y como responsable máxima de la gestión de la crisis sanitaria.

“Son días muy tristes para todos, por las pérdidas humanas, por el confinamiento de la gente mayor y de los niños, y por la incertidumbre económica y social que envuelve a muchas familias por culpa de la pandemia”, expresó la consellera a continuación, después de mostrar también sus condolencias a las familias de los cuatro profesionales sanitarios “que han fallecido en el ejercicio de sus funciones”.

“Vivimos con la certeza de que sin salud se para todo”, continuó en su exposición Barceló que añadió que “debemos tomar nota de la vulnerabilidad de la sociedad” añadió para señalar que es el momento de poner a trabajar a la política para recuperar social y económicamente al país, como medio para la esperanza” y en ese momento -recalcó-, “aunque ya no estemos todos”.

La consellera refirió más tarde que desde las consellería se ha trabajado siempre para adelantarse a la evolución de la enfermedad y hizo un análisis de las dificultades de mercado para obtener el material necesario, repasando la historia de la crisis desde su inicio. “No es hasta el 30 de  enero cuando la OMS declaró el brote como una cuestión de emergencia internacional”, destacó, para hacer referencia a continuación a la reunión del 13 de febrero como representante de las CCAA junto al ministro de Sanidad con el resto de representantes del Consejo de la Unión Europea y de la OMS: “en ese momento, Europa contaba sólo con 44 contagios e Italia contaba con solo tres casos positivos”.

“La última semana del mes de febrero supuso un punto de inflexión en todo el continente”, explicó para detallar acto seguido que “Italia decretó el confinamiento de once municipios al norte del país, ya era el 24 de febrero. Ese mismo día, España sólo contaba con dos casos positivos, uno en Canarias y otro en Baleares”, recordó Barceló.

La consellera explicó en ese momento que desde conselleria se estableció contacto con todos los empresarios que habían viajado a la Feria del Calzado en Milán (!6-19 de febrero) y con el Valencia CF, que había jugado también en Milán (19 de febrero), para que estuvieran atentos a la posible repercusión de la enfermedad.

El 25 de febrero, en la reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial, se decidió como criterio de sospecha el haber viajado a las seis zonas de riesgo. Esa misma noche, se tuvo conocimiento del primer caso de coronavirus en el Comunidad Valenciana y se puso en marcha el teléfono 900 300 555  (91.500 llamadas) y constituimos en la Generalitat la Mesa de Coordinación Interdepartamental del Consell de seguimiento con todas las  consellerías que se iban a ver afectadas. El 26 de febrero se trasladó a Valencia Basket y Valencia CF la necesidad de celebrar sus compromisos con Milán y Atalanta a puerta cerrada.

A continuación se anularon todos los congresos y reuniones del sector sanitario y científico con el objetivo de disponer de todos los recursos necesarios. Ya habían 19 casos y un fallecido en nuestra Comunidad. El 5 de marzo, en otra reunión del Consejo Interterritorial, cuando todavía no se había pronunciado ni la OMS ni la propia Unión Europea había cerrado el espacio aéreo, ni se habían tomado medidas de confinamiento más allá del norte de Italia, ya se tomaron todas estas decisiones.

“El 6 de marzo, en una reunión en Bruselas con el ministro Illa, todos los países acordamos agilizar la compra centralizada de material sanitario en los mercados, destinando incluso una partida de 140 millones de euros para investigar una vacuna y el tratamiento de la enfermedad”, explicó Barceló. “Entre el 1 y el 14 de marzo, antes de la declaración del estado de alarma,  la Comunidad registraba 188 casos positivos. El lunes 9 de marzo, tuvo lugar otra reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial con todas la autonomías. Ese mismo día, tres comunidades refirieron un aumento significativo de las cifras de contagio, con lo que se detectó que se había perdido la trazabilidad. El 10 de marzo decidimos la suspensión de las Fallas y la Magdalena”.

“El 12 de marzo se decidió suspender la actividad educativa y todos los espectáculos culturales y de ocio”, señaló la consellera. El 14 de marzo, cuando se decreta el estado de alarma, la Comunidad se mantiene en un escenario de contención con 65 casos confirmados. “Gracias a los profesionales de la sanidad pública valenciana, mantuvimos la trazabilidad de los contagios, pudimos contener la propagación de la enfermedad a nivel comunitario”. “Fueron días muy valiosos”, destacó la consellera.

La segunda quincena de marzo se produjo un aumento exponencial de casos positivos, de ingresos y de fallecimientos. “El 28 de marzo, con 729 casos y 368 ingresos en un solo día alcanzamos el máximo y el día 29 llegamos al pico de detección de contagios, 750 casos en un día, siendo el 3 de abril cuando tuvimos el dato más duro con 68 fallecimientos“. “Fue la situación más crítica, del 2 al 8 de abril”, reconoció Barceló, que comparó los datos con los de las comunidades de Madrid y de Cataluña.

A partir de ese momento, las cifras han venido descendiendo progresivamente. “Ahora, la Comunidad Valenciana se encuentra entre las zonas de más bajo índice de incidencia de España. Pero detrás de los números se encuentran las personas”, dijo la consellera que pasó a reconocer el esfuerzo de los profesionales sanitarios y socio sanitario del sistema.

Barceló explicó los diferentes y múltiples protocolos que se han ido adoptando a lo largo de la evolución de la crisis sanitaria. Contrataciones, reagrupamientos, instrucciones nuevas con respecto a la protección del personal sanitario, bolsa voluntaria de profesionales jubilaos, creación de nuevas plazas e incorporación de recién licenciados. También repasó las decisiones tomadas con respecto a los hospitales de campaña, hoteles y apartamentos medicalizados para sanitarios, los acuerdos con farmacia de reparto domiciliario de medicinas, la prórroga de tratamientos a enfermos crónicos, la unidad de farmacia hospitalaria de envío domiciliario y agradeció las colaboraciones en este sentido de los empresarios hoteleros, colegios oficiales de médicos y de farmacéuticos.

Compra de material de protección sanitaria

Barceló justificó la dificultad para adquirir el material de protección del personal sanitario en el cierre de los mercados en China y la aglomeración de la demanda internacional. Explicó que se ha conseguido establecer una gran central de compras con la que centralizar las mismas y hacerlas más ágiles.

“Hemos cometido errores, es evidente. Me sumo a las declaraciones del president Puig de ayer y pido disculpas, como no puede ser de otra manera. Pido perdón. Pido perdón a esos profesionales que han dado todo lo mejor de su conocimiento en el trato, su generosidad, autoexigencia y responsabilidad en el tratamiento y cuidado de los pacientes… Perdón”, enfatizó con emoción contenida la consellera Ana Barceló.

“Las cifras y los muertos duelen cada día. Y quiero destacar la complejidad de perseguir un virus, la complejidad de evitar nuevos contagios que nos hagan retroceder, la complejidad de planificar contrareloj porque somos conscientes de lo que esta pandemia es capaz de provocar si perdemos el control”, dijo Barceló.

“Esta lucha nos va a dejar secuelas. Algunas de ellas van a ser imborrables. Quienes han perdido un ser querido cuentan con toda nuestra ayuda, con nuestro apoyo. Cada pérdida es irreparable. Vamos a seguir trabajando sin descanso para mantener nuestro sistema de salud, para cuidar y proteger a los ciudadanos desde la convicción de servicio público de manera incansable. Vamos a luchar por la esperanza porque esta lucha es la que más sentido tiene”, terminó la consellera Barceló.

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario