Te quiero, te quiero, Nino

Luis Manuel Ferri Llopis, Nino Bravo./VSLuis Manuel Ferri Llopis, Nino Bravo, será nomrado Hijo adoptivo de Valencia./VS

Se cumplen 47 años de la muerte del cantante valenciano cuando contaba con 28 años de edad y una espectacular proyección artística por delante

Jueves, 16 de abril de 2020

Ana Miralles.- Fué un 16 de abril de 1973, cuándo Luis Manuel Ferri Llopis, Nino Bravo (Ayelo de Malferit, Valencia, 3 de agosto de 1944) encontraba la muerte en un grave accidente de tráfico en la Nacional III, en Villarrubio, Cuenca, a la altura del kilómetro 95. El cantante valenciano fallecía al derrapar y salirse de la carretera el coche que conducía. Tenía solo 28 años.

Sus tres acompañantes, los músicos José Yuesa Francés, Fernando Romero García y Miguel Diarni Valero, resultaron heridos de diversa consideración. Habían salido de Valencia temprano porque iban a grabar en Madrid el primer disco del dúo «Humo» que integraban Diurni Valero y Romero García. José Yuesa era el guitarrista y Nino Bravo el promotor del dúo.

Un curva, un punto negro de la carretera, un error humano…segó la vida de un ídolo de la canción española. Se había casado en abril de 1971 con María Amparo Martínez Gil y tenía una hija de 14 meses y un bebé en camino. Más de 10.000 personas acudieron al entierro de Nino Bravo en Valencia.

Con su voz, a medias entre lo lírico y lo pop -«decía el propio Nino que quizá pronto se pasaría a la canción lírica, o cuando menos grabaría algún disco de larga duración de ese género»- había logrado situarse en los primeros puestos de las listas de éxitos por la hondura y la fuerza de su voz, y por su estilo de cantar.

Loading...

Nino encarnaba la sencillez llevando hasta los escenarios de sus galas el mismo sentido de honesta naturalidad que supo imprimir a su vida familiar y privada y meses después e su muerte, su canción «Libre» se mantenía en el número 1 en España y su disco «América América» en el más vendido.

Ahora, 47 años después de su desaparición, esa fuerza vocal sigue resonando aún con incomparable vigor y millones de seguidores, gracias a los éxitos que cosechó en su corta pero fulgurante carrera, himnos en su portentosa voz.

Su primer bombazo llegó con ‘Te quiero, te quiero’ en 1.969. Una canción de Augusto Algueró que  habían grabado previamente Raphael, Lola Flores y Carmen Sevilla, pero seguía inédita. Y tres años después, ‘Un beso y una flor’ la canción que abría el tercer disco del vocalista fue uno de los grandes éxitos de 1972, compuesto por sus ya compositores fetiche, José Luis Armenteros y Pablo Herrero.

Después, más himnos con Noelia, Libre, América, América… ‘Volumen 5’ se editó en septiembre de 1973, cinco meses después de su fallecimiento, y aún dejó para la posteridad este ‘América, América’ rebosante de épica.

Be the first to comment on "Te quiero, te quiero, Nino"

Leave a comment

Your email address will not be published.