Parchis
Opinión

Sobre policías y redes sociales

Img. archivo CNP

Un policía cualquiera (@policia_ODAC)

16-04-2020

Es muy común en estos tiempos de redes sociales y digitalización, ver algún perfil de funcionario policial ataviado con su uniforme de uno u otro Cuerpo alabando o criticando a algún partido político u opinando sobre cualquier tipo de noticia de índole política, incluso, en un ejercicio de valentía o insensatez, acompañar a su foto de perfil las siglas del partido al que vota.

Antes de continuar con esta humilde opinión del que suscribe, quiero recordar o informar al lector, según sea usted miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (en adelante FCS) o un simple ciudadano, de la Ley Orgánica 2/1986 de 13 de marzo, ley que recoge las líneas maestras del régimen jurídico de las FCS y los principios básicos de actuación de todo Cuerpo Policial, ya sea nacional, autonómico o local, y que en su artículo 5. 1. b se puede leer textualmente: «Actuar, en el cumplimiento de sus funciones, con absoluta neutralidad política e imparcialidad y, en consecuencia, sin discriminación alguna por razón de raza, religión u opinión».

Y aquí es donde el compañero o compañera irascible salta con ojos sulfurosos y boca ávida de venganza hacia mi persona para gritarme a escasos centímetros de la cara (algo arriesgado en los tiempos de confinamiento en los que vivimos), que una opinión publicada en un perfil de Facebook, Twitter o Instagram, no es actuar «en el ejercicio de sus funciones» puesto que son opiniones de ámbito privado que en nada tienen que ver con esa neutralidad política e imparcialidad exigible; que ellos o ellas pueden opinar de lo que quieran porque lo que cuenta es lo bien o mal que atiendan al ciudadano cuando estén de servicio.

Y esto, es una verdad a medias.

Porque cuando algún miembro de las FCS aparece en su perfil de red social uniformado, o manifestando abiertamente que pertenece a algún Cuerpo Policial, está indicando a todo aquel que lo lee en qué trabaja y a qué se dedica, en definitiva, está diciendo qué es, por lo que aquella persona que lee esa publicación, ya no está viendo a Pepita o Menganito con sus nombres y apellidos concretamente, sino a una o un policía criticando o alabando a un partido político o posicionándose en una ideología concreta, y eso, desde mi punto de vista, repercute y mucho en el conjunto del resto de miembros de ese Cuerpo Policial. Cuántas veces me han preguntado: «¿Tú también votas a tal partido como tus compañeros?».

Claro que un servidor tiene perfil en red social. De hecho, soy un perfil de Twitter (Un policía cualquiera), pero mi máxima es no hablar de política; nunca.

En mi vida privada ya lo hago cada cuatro años. Bueno, últimamente mucho más, esa es la verdad.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario