Parchis
Educacion

El Consejo Escolar pide que en 4º de la ESO y 2º Bachillerato se apliquen las notas de los dos primeros trimestres a final de curso

La ministra de Educación, Isabel Celaá/Mº Edu.
La ministra de Educación, Isabel Celaá/Mº Edu.

El máximo órgano consultivo del Gobierno en materia educativa pide una Selectividad uniforme en todas las comunidades autónomas

Martes, 31 de marzo de 2020

A.Casañ.-  «Se solicita que las autoridades educativas competentes fijen de manera urgente la estructura concreta y los temarios de la EBAU, siguiendo los mismos criterios generales en todas las comunidades, para evitar posibles discriminaciones». Es una de las peticiones que la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado (CEE) presentará al Ministerio de Educación. La idea es que la prueba de selectividad (EBAU/PAU) sea igual en todas las comunidades autónomas.

El máximo órgano consultivo del Gobierno en materia educativa, se reúne este miércoles para debatir una serie de propuestas, entre las que se encuentran las pruebas de Selectividad que, según platearán mañana, no se pide exactamente la misma prueba para todo el territorio sino que sea lo más homogénea posible a raíz de los cambios introducidos en la evaluación que acordó la Conferencia Sectorial de Educación (en la que participaron Educación, Universidades y comunidades) el pasado miércoles.

Así, lo que se propondrá es que s realice un examen con varios enunciados (preguntas, cuestiones, problemas, etcétera), y que, en la elaboración de cada una de las pruebas de la evaluación se utilice al menos un elemento curricular de cada uno de los bloques de contenido de la materia correspondiente.

Los enunciados de la prueba serán opcionales, de manera que el alumno pueda configurar un conjunto de respuestas que le permitan alcanzar la máxima puntuación (10) aunque en las clases presenciales, hasta el 10 de marzo, no se haya desarrollado una parte del currículo de la materia. Asimismo, se añade que ninguna pregunta puede ser obligatoria para los alumnos.

Y dado que la EBAU se hace sobre lo impartido en 2º de Bachillerato y, como este curso solo se han podido impartir en condiciones normales el primero y el segundo trimestres, se plantea un escenario equilibrado en que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades, evitando que una comunidad ponga preguntas del primer y segundo trimestre y otra reparta las preguntas de forma proporcional entre los tres trimestres.

Dos escenarios posibles

El Consejo Escolar también plantea dos opciones posibles: qué hacer en caso de que se reanuden las clases presenciales en algún momento antes del final de curso o cómo proceder en el caso de que esto no suceda, como dijo la ministra Celaá la semana pasada .

En la primera opción la propuesta será de que los departamento de Educación autonómicos dispongan lo necesario para que no se introduzcan nuevos contenidos en los trabajos programados, es decir que no se avancen los programas. No obstante, se permite avanzar contenidos y así «para todo el alumnado cuyos profesores consideren que tienen un dominio probado, en las evaluaciones realizadas hasta ese momento, de los contenidos y aprendizajes fundamentales y, en su caso, de las competencias, propondrán tareas de profundización y ampliación de los aprendizajes y competencias».

En caso de la suspensión de las clases presenciales hasta el inicio del siguiente curso, el CEE propone, tanto para las evaluaciones de 4º curso de la ESO como 2º curso de Bachillerato, que es cuando se obtiene el título correspondiente, que en las respectivas evaluaciones finales se tengan en cuenta los exámenes de los dos primeros trimestres y el tercero.

Si esta última resulta positiva, «será considerada como recuperación de las dos anteriores y, en consecuencia, permitirá la obtención del título», tanto de ESO, como de Bachillerato (en este último caso habilitará para realizar la EBAU).

Otras propuestas

El Consejo Escolar del Estado también sugirió que las pruebas extraordinarias para todos los cursos se realicen en septiembre, con el fin de «aprovechar al máximo el tiempo de actividad lectiva en el mes de junio, sea esta a distancia o presencial».

Por último pidió que ni las clases o evaluaciones se prolonguen en el mes de julio. «Hay que tener en consideración que los profesores, alumnos y familias están haciendo un esfuerzo para seguir el curso con la formación en línea; ahora no están de vacaciones y la carga psicológica que han tenido que soportar también exige un tiempo normal de descanso».

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario