Actualidad SOCIEDAD

La Orden de Malta en Valencia controla por teléfono el estado de salud de las 40 mujeres mayores que atiende

Voluntarios de la Orden de Malta reparten desayunos en Valencia/Img. A.Sáiz
Voluntarios de la Orden de Malta reparten desayunos en Valencia/Img. A.Sáiz

Son personas con más de 65 años, con pocos recursos, que viven solas y con las dificultades actuales en el estado de alarma que vivimos

Domingo, 22 de marzo de 2020

AVAN.- La Soberana Orden de Malta en Valencia está realizando, ante la crisis sanitaria por el coronavirus, un control telefónico “del estado de salud y posibles necesidades» de las 40 mujeres mayores de 65 años que atiende desde la institución. La situación actual «les impide acudir a nuestro centro y la mayoría viven solas”, ha explicado el delegado en Valencia, Vicente García Menacho.

Se trata de las “mujeres con pocos recursos que cada semana se reúnen en nuestra sede, participan en nuestros talleres de actividades lúdicas e informática así como en las vacaciones solidarias que organizamos, cada año, con el patrocinio de la Fundación Patrimonio Benéfico Marqués de Dos Aguas”, ha señalado. Asimismo, “algunas viven en residencias o con su familia pero la mayoría vive sola por eso hacemos estas llamadas para asegurarnos que están bien, o por si necesitan algo”.

Mercadillo solidario de la Orden en Navidad/A.Sáiz
Mercadillo solidario de la Orden en Navidad/A.Sáiz

Desde la Orden de Malta “estamos informando, a lo largo de esta semana, a las 90 familias en situación de precariedad, derivadas por las Cáritas Parroquiales, a las que repartimos alimentos dos veces al mes, de la imposibilidad de realizar este reparto en marzo, y los remitimos a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valencia, siguiendo las indicaciones”, ha señalado.

La Soberana Orden de Malta cuenta en Valencia con más de 70 Caballeros y Damas y 40 voluntarios que se dedican a labores de asistencia.

Villa Teresita

La comunidad Auxiliares del Buen Pastor-Villa Teresita, continúa en Valencia su labor con mujeres en situación de exclusión social, procedentes fundamentalmente de contextos de prostitución y/o víctimas de trata, concretamente con la casa-hogar en la que conviven las hermanas con un grupo de mujeres, y con apoyo a familias vulnerables a través de la escucha y en algunos casos el reparto de alimentos o ayudas económicas.

“La comunidad convivimos en familia con 5 mujeres y dos niños pequeños, uno de un año y medio y una bebé de dos meses. Como todos los ciudadanos, seguimos todas las medidas preventivas que se nos han recomendado”, ha explicado Conchi Jiménez, la religiosa que coordina Villa Teresita-Valencia. En estos momentos “el ambiente en casa es bueno, todas se encuentran bien y, sobre todo, intentamos seguir un ritmo diario de trabajo y tareas, para no romper los procesos de aprendizaje, de forma que cada día tenemos ciertas rutinas, como actividades de la vida diaria, un tiempo de clase, gimnasia y hacemos la comida a turnos; y cada tarde, dos horas de taller que intentamos que cada día sea distinto”, ha señalado.

Asimismo, “hacemos seguimiento para saber cómo se encuentran las familias que atendemos y a las que están en peor situación, en la medida que podemos, les transferimos ayudas económicas, para que tengan lo básico y algunas que no tienen cuenta bancaria les llevamos alimentos, bien alguna hermana de la comunidad o alguna voluntaria”. Además, “dos voluntarias están ayudando a personas que lo necesitan en el barrio, por ejemplo, ayudando en gestiones que no pueden hacer, o con la compra, por ejemplo a las madres que tienen tres o cuatro hijos y no pueden salir”.

Debido a la situación de estado de alarma, “nuestro Centro, donde habitualmente realizamos atención social y programas formativos, está cerrado y tampoco podemos realizar nuestra labor de intervención directa en la calle de acercamiento y atención integral a mujeres en ambientes de prostitución ya que la policía les ha instado a marcharse y han cerrado los lugares donde se ocupaban”, según Conchi Jiménez.

En esta misma línea, la coordinadora de Villa Teresita ha destacado que “para las familias que atendemos esta situación cada vez va a ser más complicada porque se va a agudizar su situación ya muy precaria anteriormente, por eso no podemos dejar de acompañarles”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario