Parchis
Opinión

Entre guerras

Comparecencia de Sánchez/LD
Nuevo "Aló presidente" en TVE-1. Comparecencia de Sánchez/LD

Francisco Mares

22-03-2020

Aunque estaba previsto anunciarlo oficialmente en los próximos ‘días laborables’, este segundo domingo de encierro (tras ser decretado a las 00’00 h. del domingo anterior previo al inicio de las fallas), Sánchez Castejón ha trasladado la decisión de prolongarlo dos domingos más hasta casi el fin de las siguientes fiestas de Pascua. Sin fallar otra vez en ‘día festivo’, en un acto de buena fe se ha dejado una puerta abierta a la esperanza de revivir porque la orden será hasta el sábado 11 de abril previo al domingo de Resurrección. En cambio, el presidente ha avisado a las redes sociales para que no se contagien bulos a bolas (sin utilizar estos términos) que pueden ser tan o más peligrosos que el enemigo del virus.

Lo más grave es que ha reconocido que una situación así no se vivía desde la guerra civil y la Segunda Guerra Mundial. Y ha añadido que el sacrificio demostrará ‘el temple de la sociedad’ y que hay que dejarse de ‘sospechas absurdas’. La Secta ha transmitido con técnicas de humor del absurdo el falso directo del discurso, al aparecer por momentos el rostro del presidente pixelado como si se transformara de alienígena en humano. En el turno de preguntas, Sánchez ha recalcado que las medidas son muy duras, utilizando superlativamente dos veces seguidas ‘durísimas, durísimas como bien saben los que nos están viendo’. También ha dicho que la crisis ‘ha sido como un ladrillo que ha caído en la UE’ , que habrá que esperar un plan Marshall para Europa y que la ola que viene será muy dura.

Sin duda así será para los que habían planeado decir hola a la playa tras no parar de obrar desde la cuesta de enero. Con el adelanto de las vacaciones de un mes sin trabajo para muchos, ni playa para todos, los felices años 20 han empezado obligando a vivir la Cuaresma y sus pascuas en régimen de convento como no se vivía ni en el franquismo. No obstante, ya en la noche del sábado en plan aguafiestas de diluvio, el omnipresente Sánchez propuso que ‘los seres humanos somos el tiempo que respiramos’ y hay que seguir en casa para ‘ganar tiempo’. Y apostilló que vienen días muy duros que pondrán a prueba ‘nuestras capacidades físicas y morales’. Al presidente lo están mandando a su casa y nos ha mandado más a la nuestra sin perder tiempo.

En los medios se ha jugado con la retórica que ha empezado a usar el presidente y han publicado que la ola más dura está por llegar y pondrá a prueba las capacidades morales o en otros que pondrá contra las cuerdas nuestras capacidades. De las capacidades de panza y de arrinconar en el ring de su anterior brazo derecho hemos hablado en varios artículos, pero en ningún momento Sánchez se ha referido más que a las capacidades y tampoco ha asociado directamente la ola sin playa al sacrificio moral. En todo el discurso no usó más la sustantividad moral y sí el término ‘psicológico’ .

Uno de los artículos que se muestra en línea recelosa con el discurso, se ha publicado con el título de » Sánchez pide ‘valentía’ ante ‘la ola más dura’ del virus que se avecina». También la Agencia Atlas, seguida como un mapa por varios diarios como Levante, han condensado el contenido en los parámetros de una línea que no debe ser tildada de especulativa, pero de la que sí que se debe apartar el ejecutivo para no propagar la confusión. Lo que debería hacer un presidente es decir lo que se pueda para que el estado no sea de alarma real, sin entrar en la retórica de la ironía ni de la censura. Y no perseguir sino al virus o si acaso, y aunque le resulten a favor los bulos, instar a no propagar sus palabras en mutaciones y contagios de párrafos de aquí y allá.

Abrirse a una literariedad incubada de interpretaciones es peligroso, pero sobre todo impropio de un discurso y de una situación que requiere transparencia al menos en la reducción y no propagación de marcas de modalización y huellas, veraces o burlescas, de la enunciación.

No querríamos que la influencia de los medios sin referencia que ha reprochado el presidente, contaminaran lo que debe ser un discurso de otro género y otro talante .

Sin cuestionar la presunción de inocencia ni la honestidad del presidente uno que, como el ministro Illa, no sabe de medicina pero sí de filosofía, puede pensar un poco más de lo que hoy y otras veces le han planteado en el turno de preguntas.

Habría que preguntar por qué tras no ser tomadas medidas ante el contagio por creerlo enemigo pequeño, y por la manifestación del 8M, y tras tomarse luego drásticamente, no podían haberse tomado del todo suspendiendo los trabajos el par de semanas de estado de alarma a excepción de médicos, militares y otros sin necesidad de transporte público ni de suministro de otras movilizaciones contagiosas.

Reduciendo el desgaste de esos efectivos al tener que desinfectar a diario instalaciones por doquier y al tener que atender y controlar a más gente en hospitales y calles, se podrían haber utilizado los esfuerzos procurando mascarillas y tests para saber exactamente el número de infectados leves o no, a fin de seguir confiando o confinando más o menos drásticamente pero con certeza y no totalitariamente. Es un caos, aunque todo esté en orden en la calle, que al tiempo que unos salen de alta del hospital otros puedan causar bajas múltiples por seguir saliendo de casa sin saberse el grado de contagios con exactitud ni aproximada, según sabemos. O en todo caso haber empezado por confinar a los grupos de riesgo como los ancianos, que no tienen necesidad de trabajar ni de salir en exceso.

El periodismo, como el arte, y sobre todo el menos comprado como confidente, puede según el género enzarzarse en el caos para, dando palos de ciego, aclarar algo de lo que se cuece. Cualquier presidente no debería valerse abusivamente del poder o la situación para cerrar también esas puertas, y menos defendiendo la libertad.

No hay frivolidad cuando el deseo de todos, mucho más prioritario que el de ir de vacaciones a la playa, es salir de esta bien parados. Sin ironía alguna, es eso claramente lo que esperamos también para cualquiera que no sea santo de devoción y para los suyos, así como para todos los familiares infectados que se ha sabido que eran portadores del virus.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario