Parchis
Opinión

Hoy dice la verdad, ayer mintió

Vicente Torres

19-03-2020

Me refiero a un columnista de los más leídos, pero su caso es parecido al de otros. Hoy habla de un pájaro de cuenta y no necesita ensañarse, porque el elemento merece todo lo que le digan y más. El daño que hace es inconmensurable y, posiblemente, de forma impune. Por supuesto que él no tiene conciencia de estar haciendo el mal, porque su narcisismo extremo le impide darse cuenta de esto y, además, siente en su corazón, como viene demostrando, un odio tan grande que si fuera consciente del daño que hace y el dolor que causa seguramente se alegraría.

Pero este mismo articulista se refería ayer a otro pájaro de cuenta, aprovechado e irresponsable como pocos, pero en este caso hizo literatura fantástica en su afán por ensalzarlo y alabarlo, pero no había modo, porque no hay nadie que se pueda creer nada de lo que dijo, ni siquiera los más favorables, puesto que, lógicamente, éstos tienen información de primera mano.

Estos detalles hacen que quienes mienten unas veces sí y otras no, aunque tengan muchos lectores, no sean creídos. Queda la duda de saber si esto último les importa o no, porque quizá lo suyo sea, aunque no lo digan, lo de César González Ruano: Y, ahora, a cobrar.

Ellos sabrán lo que les conviene más. Decir la verdad siempre suele tener consecuencias graves, es cierto, y la prueba la tenemos en que entre los miembros del gobierno actual está proscrita. Todos los componentes del gobierno que sufrimos y padecemos y bajo cuyo mando nos dirigimos a marchas forzadas hacia una crisis sin precedentes, tienen fobia a la verdad. Tratan de contrarrestar su inepcia culpando a quienes no tienen culpa, sino que es toda suya, por torpes y egoístas.

Pues eso, decir la verdad es arriesgado y a menudo muy peligroso, pero acaba mereciendo la pena.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario