Parchis
Opinión

Puigdemont y Antonio Machado

Antonio Machado/Img. informaValencia.com
Antonio Machado/Img. informaValencia.com

Vicente Torres

06-03-2020

Antonio Machado es un poeta no solo alabado, citado, aplaudido y homenajeado, sino también manoseado y utilizado, puesto que, como ocurre con todos los muertos, ni siquiera puede protestar.

Poco respeto le tienen a su persona, y a todo lo que debió de sufrir, muchos de quienes siempre lo tienen en la boca, de quienes más lo citan, de quienes más se apoyan en sus versos para lanzar sus soflamas.

Si lo citan tanto, en muchos casos, no es por la simpatía que les despierta, ni por lo que les conmueve su aventura personal, sino porque lo consideran de los suyos, de su bando, de su secta. Si les interesara su persona, también mostrarían aprecio por su hermano Manuel, y sin embargo de éste no les importan su sufrimiento, sus obras literarias ni de las otras, ni nada. Manuel ni siquiera existe para muchos de los que dicen amar a Antonio. ¿Qué pensaría éste de ellos, si los estuviera viendo? Tampoco les preocupa, porque, como he dicho antes, lo único que quieren es servirse de él para sus fines. Incluso cuando recitan el archifamoso «Españolito que vienes / al mundo te guarde Dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón», no lo hacen con la intención de no helar el corazón a nadie, sino de acusar a la otra parte de ser la que los hiela.

¿Qué opinión tendría Antonio Machado de la situación actual, qué opinión tendría de unos y otros de los que forman parte del panorama político español? Poco les interesa eso a sus manoseadores, que se han encargado de fosilizar su pensamiento y su figura de forma acorde a los pensamientos de ellos.

Puigdemont, cuya vileza se encarga de confirmar él mismo en todos y cada uno de sus actos, también ha acudido a aprovecharse de una persona que no se puede defender. Tampoco cabe duda de que los seguidores de Puigdemont son igual de viles que él.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario