Parchis
Opinión

Borrell en su laberinto

Borrell es alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad desde 2019/ImgEE

Vicente Torres

17-02-2020

Todo el mundo sabe que Borrell tiene mucho talento, entre otras cosas porque él mismo se encarga de hacerlo saber, con sus actitudes y sus poses. Ahora bien, lo que conviene tener en cuenta es que ese talento suyo no alcance las proporciones que se imagina. Borrell es sectario y esta condición resulta muy fea en una persona inteligente. Sectarismo e inteligencia no hacen buena pareja.

En un debate con el ministro polaco de Exteriores dijo lo siguiente: «Usted, le respondió a Jacek Czaputowicz, vive en libertad gracias al Vaticano y a los EE.UU. Yo, en cambio, viví en España bajo la dictadura durante cuarenta años precisamente a causa del Vaticano y de los EE.UU. Así que no veo a los EE.UU. de la misma manera que usted».

Podría decirse de esta manera de simplificar las cosas que se debe a su sectarismo, porque es lógico que los curas apoyaran a Franco, porque los estaban matando. Y lo de EE.UU. hay que enmarcarlo en la guerra. Tampoco fue Franco el que inició la guerra, ni el culpable de que la hubiera, aunque nos lo quieran hacer creer así. Sí que es cierto que sufrimos cuarenta años de dictadura y las dictaduras envilecen. Ah, pero también lo hace, y en mayor medida, el gobierno que sufrimos ahora, compuesto por comunistas, nacionalistas, delincuentes y terroristas.

Podría entenderse que Borrell dijo esa simpleza debido a su sectarismo, pero en este caso la razón es otra. Quienes realmente mandan en el gobierno son los aliados de Maduro, que es enemigo de EE.UU. Su principal tarea consiste, pues, en ayudar todo lo que lo pueda al sanguinario régimen dictatorial de Venezuela. Es un sarcasmo que para llevar a cabo esta labor recurra a Franco. Ya defendió anteriormente lo del asunto de Delcy, y como es habitual en él intentando abochornar al PP.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario