Parchis
Actualidad FAMILIA SOCIEDAD

La eutanasia que nos llega, análisis del Observatorio de Bioética de la UCV

Conclusión del Observatorio de Bioética sobre la eutanasia/Img. aciprensa
Conclusión del Observatorio de Bioética sobre la eutanasia/Img. aciprensa

Proposiciones de ley presentadas por los partidos políticos Unidas Podemos y PSOE, sometidas a trámite en el Parlamento Español

Martes, 11 de febrero de 2020

informaValencia.com.- El Observatorio de Bioética, que se encuentra dentro del Instituto Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, publica diariamente artículos relacionados con la vida humana, nuevos aspectos biotecnológicos que la puedan afectar, tema de biomedicina en general e investigaciones realizadas en el área de humanidades que tengan implicaciones éticas. Refleja la actualidad bioética del momento y los temas son estudiados y comentados con rigor científico por profesionales de diferentes áreas del pensamiento.

Varios investigadores del Observatorio de Bioética de la UCV, han preparado un documento en el que se trata de presentar el problema de forma sintética: “La eutanasia que nos llega. Reflexión médica, jurídica y moral”.

En el documento se recoge que en la actualidad, hay dos proposiciones de ley sobre la eutanasia sometidas a trámite en el Parlamento Español, promovidas por Unidas Podemos (UP) y por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Existe una tercera proposición del partido Ciudadanos, que hace referencia esencialmente a los Cuidados Paliativos, que no es objeto de análisis en esta ocasión, así como tampoco una cuarta proposición de ley presentada en el Parlamento Catalán, en 2006, propuesta por el Comité Consultivo de Bioética de Cataluña, por afectar solamente a una Comunidad Autónoma española.

Desde el Observatorio se especifican tanto la regulación, la terminología, las dos proposiciones de ley mencionadas así como un análisis crítico de las posibles leyes y una conclusión final.

Análisis crítico

Ciertamente es un deber moral tratar de aliviar los sufrimientos de los pacientes crónicos e incurables, pero no eliminar a dichos pacientes para acabar con sus sufrimientos. Tampoco parece justificado el argumento del dolor intolerable, pues existen hoy en día remedios terapéuticos suficientes para eliminarlo,especialmente a través de los Cuidados Paliativos, recoge la página web del Observatorio.

La demanda de eutanasia no aparece como uno de los problemas prioritarios de los españoles en las encuestas del CIS, ni en la página web del INE, por lo que se puede decir que no existen datos objetivos para afirmar que la eutanasia sea hoy día una demanda social.

Por otro lado, instituciones profesionales especializadas en el tema, como el Colegio General de Médicos, manifiesta que el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa de éste” (Cod Deontológico, Art. 36, apartado 3).

Igualmente, el proyecto de ley afirma que es necesario legalizar la eutanasia porque lo está en los países de nuestro entorno, lo que es infundado, pues de los 29 países que constituyen la Unión Europea, la eutanasia y el suicidio asistido, solamente están legalizados en tres: Holanda, Bélgica y Luxemburgo, y el suicidio asistido en Suiza.

Por otra parte, de los 51 estados norteamericanos, el suicidio asistido solamente está legalizado en tres de ellos y la eutanasia en seis, siendo en todos los restantes ilegal. También está legalizada en Canadá.

En la ley propuesta por Unidas Podemos, se hace hincapié en que en la solicitud de la eutanasia debe prevalecer la autonomía de los pacientes sobre el valor de la vida humana. Conviene tener presente que el ejercicio de la autonomía solamente es lícito éticamente si al ejercerla se persiguen fines lícitos, es decir, orientados hacia el bien del sujeto (beneficiencia) y no a provocarle un daño (maleficiencia).

Conclusión

La legalización de prácticas como la eutanasia y el suicidio asistido pretende mostrar como un bien un proceder del todo inaceptable, tanto médicamente como desde una perspectiva bioética, basada en el respeto a la dignidad humana y su defensa en toda circunstancia.

Abordar el sufrimiento humano pretendiendo eliminar a las personas que lo padecen es, ante todo, un fracaso del sistema asistencial, pero también de la sociedad moderna que, lejos de suprimir a los débiles y sufrientes, debería dedicarles los mejores esfuerzos y recursos disponibles, precisamente porque son los que más los necesitan.

En el estado actual de la medicina y la práctica clínica, estos recursos existen, son eficaces para aliviar el sufrimiento de los enfermos crónicos o terminales y constituyen, a través de los cuidados paliativos de calidad, la herramienta que procura el trato digno que toda persona merece en atención a su inviolable dignidad, máxime cuando padece un estado de dependencia absoluta.

Noticia relacionada. Añadimos en el en el siguiente enlace el artículo de Nuria Ramírez de Castro en el diario ABC, de este domingo 16 de febrero de 2020.

 

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario