Parchis
MÚSICA Música Finde

Una noche de enamorados

Una carta de amor/archivo int

Una selección de temas para acompañar la noche más romántica del año y todo el fin de semana

Viernes, 14 de febrero de 2020

Ana Miralles.- Dijo nuestro gran Raphael que estar enamorado es confundir la noche con el día… Lo que parece cierto es que el amor no es el arrebato ciego de los enamorados ni la idealización de los románticos. El amor es el deseo de buscar ante todo el bien de la otra persona. Es muy fácil confundir el amor con los sentimientos de agrado y fascinación que una persona nos despierta y terminar así haciendo promesas y entregas de amor cuando aún no estamos listos.

Los expertos en psicología y hasta en bioquímica, dicen que el amor a primera vista no existe. Lo que realmente se produce es una fuerte atracción, más cercana al deseo que al amor. Toda relación de pareja, por tratarse del encuentro entre dos personas, pasa por distintas etapas hasta llegar, algunas veces, al amor.

Alguna otra definición explica que el amor es el sentimiento que hace que los dos se atraigan mutuamente, se deseen, se agraden. La pareja buscará cualquier ocasión para estar juntos. Su cercanía es como vivir en el cielo y se busca el goce de los sentimientos del otro. Este sentimiento se transforma en una emoción, todo nuestro ser vibra atraído por la presencia del otro.

Y ya en la etapa romántica, la pareja empieza a compartir más y, por tanto, a conocerse mejor. Al ir entrando en el mundo del otro, de sus gustos, de sus ideas, de sus características, de sus habilidades, etc., empiezan a aparecer las cosas que realmente nos atraen de la persona, y no solo de su cuerpo. Se empieza a disfrutar de lo que la persona es, y no únicamente de lo que esa persona causa en uno mismo.

El amor es la unión estrecha, la confianza profunda y el deseo de buscar en todo, el bien de la otra persona. Este sentimiento surge cuando se conoce a la pareja y se es feliz con lo que “se sabe de ella”. Entonces nace el impulso confiado de dar todo de sí y de recibir todo lo que el otro es, para formar un “nosotros».

En definitiva, el amor se vale de un acto de voluntad, de ver al otro tal como es, una persona con virtudes y defectos, a la cual elijo de manera libre, y decido donarme y entregarme, compartiendo un proyecto de vida en común.

Fechas especiales

Y luego viene el bombardeo de que si el regalo más bonito, el menú ideal, la cena romántica, las velas. Pero  también es cierto que en algunas lenguas la palabra para definir y referirse al (sentimiento de) amor es sinónimo con la de pena o lástima. Por tanto, aunque la práctica totalidad de las lenguas del mundo manejan palabras para expresar esos sentimientos universales, las sensaciones y emociones asociadas a ellos ya no son tan universales porque la percepción de los distintos sentimientos varía de unas culturas a otras.

Especialmente llamativo o chocante es el caso de las lenguas austronesias -habladas en la región comprendida entre Madagascar, el archipiélago malayo y Oceanía; es decir, comprendidas en una determinada región geográfica o zona que comparte muchos aspectos culturales-. En estas lenguas, las palabras para referir amor y lástima o pena coinciden o se solapan, lo que indica que o bien no asocian el estar enamorado con algo tan maravilloso o bien que sentirse apenado no es algo necesariamente negativo.

Entonces y como conclusión bastante interesada, todo sea de paso, si sientes pena o lástima por estar solo en San Valentín consuélate pensando que tampoco es tan malo, ni tan mal plan. Ponte algo de música y verás como de una forma o de otra te lo pasas mejor que bien. Y aquí lo dejo.

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario