Opinión

Ni saludo, ni encuentro, ni reunión. Polvo y paja del caso Ábalos

José Luis Ábalos admite ahora que se despidió de la vicepresidenta de Venezuela en la sala VIP de Barajas/LD
Mentir con una promiscuidad indecente.

Francisco Mares

13-02-2020

En la política y el periodismo la mentira es el peor pecado y la política del psoe como la de sus medios de corrupción de la información se basa en la mentira con una promiscuidad indecente.

El ministro de fomiento ha superado el hat trick de goles en propia meta y lleva camino de superar ampliamente la manita de un 0-5 en contra en su propio terreno de la avenida de Nuevos Ministerios próxima al Bernabéu. Eso sólo lo pueden hacer los grandes (amigos de Marlaska) .

El maestro de cuando las carreras eran de 3 años no supo guardar las formas con los periodistas y tomando nota esta vez ha optado por no dejarse ver y que no se le acerquen llegando a las puertas del congreso fumando como un carretero y echando la colilla en la papelera de la puerta de entrada para girar la cara y bajar la cabeza escondiendo los carrillos a punto de reventar su jeta. Los que fuman dicen que relaja y por si fuera poco permite tener ocupadas las manos. De esta suerte o fortuna el brazo derecho del sucesor de Ernest Lluch en la Economía ha contenido la ira y las manos con que arremetió contra los periodistas sólo por preguntar. Y se ha avalado evitando dar la cara girándose en sentido contrario a la prensa para casi meter la cabeza en la papelera. Y de paso echar una cortina de humo a los críticos como bien sabe hacer en los pueblos y vilas bajo sus dominios.

Ya en el ruedo del congreso, el tan poco diestro siguió sin saber donde poner las manos como Gary Cooper y no ofreció respuestas a las preguntas de control como si lo que se le diera bien fuera controlar y no ser controlado. Ser nieto de guardia civil e hijo de torero marca. Con estos argumentos de alcurnia (copiados como es la marca de copyright del soe) arremetió otra vez, como ante los periodistas, señalando deícticamente a Cayetana Álvarez de Toledo.

La falta de respuestas y recursos se demostró también en la bancada en otra contestación en la cual agarró con una mano la repisa como si la fuera a arrancar mientras con la otra enseñaba un dedo tras otro en lo que podría ser la parodia de una enumeración de las versiones que lleva sobre el caso. Y sin dejar de señalar otra vez a su interlocutor pero en esta ocasión con todos y cada uno de los dedos disparando como en un western crepuscular.

Lo grave es la reincidencia en la mentira y en frío. Aunque no se sabe si con premeditación y alevosía o compulsivamente a tenor de su rostro y gestos descompuestos por una contención obligada, como no tanto ante la prensa, combinada ahora con sonrisas forzadas de bochorno y pañolada y con una movilidad de torero descompasado por el peso y las cargas de una panceta cada vez más a punto de explotar . Al menos no se desmayó como el otro ilustre maestro de educación física en lo que hubiera sido ya un sainete de bajoqueta y garrofó, de garrofera y algarrobo.

Los medios que sólo ven la paja en ojo ajeno y que en otros casos han ridiculizado cualquier gesto del enemigo, no siéndolo este más que por querer acercarse a hablar como los periodistas con Ábalos, han actuado con la complicidad de su desvergüenza de noble cuna.

Buen capote les echó la alcaldesa de Vic con sus desafortunadas declaraciones sobre la raza catalana de la que sin embargo no se dijo en la Sexta que se retractó y no como el reincidente Ábalos retra(c)tándose con gula en un buffet libre de versiones que no se tragan.

Fomiento lleva 6 versiones desmintiéndose a sí mismo en uno de los episodios más esperpénticos que se recuerdan en la política. Con mucha menos chulería Aznar aguantó de todo sin desinflarse en lo patético como este otro José. Pasa cuando alguien no capacitado que halla la oportunidad de su vida por deméritos propios y ajenos y las imágenes que nos han ofrecido algunos medios han incidido en esas imposturas sin más substancia que las tomadas en préstamo de algarrobo.

El escudero de Sánchez sólo ha demostrado que con la política ha sido capaz de superarse en panza pero no en respuestas. A cualquier estómago ‘agredecido’, medios incluidos, le molestan las preguntas molestas y la crítica. Sin más respuesta que la defensa de pandilla de bollycao el presidente del gobierno se ha desmentido también ya que en tan sólo 8 días ha pasado de reconocer a Guaidó a degradarlo negándole el reconocimiento. Cachondeo mental, perversión de la democracia, tomadura de pelo. Si viviera al economista y humanista Ernest Lluch le daría un ictus sin necesidad de Eta.

Pero lo grave no es ya la reincidencia sino que Fomiento, dignifiquemoslo con mayúsculas, ha intentado incluso justificar las mentiras disertando hasta el esperpento sobre lo que es un saludo, encuentro o reunión. En la entrevista en El objetivo José Luis (no Josep Lluís el de al soci no se, l pot enganyar) no supo salir de la presión que tan bien sabe hacer y respondió a Ana Pastor, superando al surrealismo de Cuerda, que no se reunió con Delcy sino que solo la saludó. La periodista le preguntó por la duración del saludo y el diestro en los ruedos respondió que fue un saludo de 20 o 25 minutos pero no hubo encuentro ni reunión porque según este maestro del absurdo la reunión es tratar de temas y no se trató ninguno . Vamos que fue lo que dura un polvo. Esperemos que no sea esta la enésima versión que se corra por las redes pero ya me gustaría a mi ese tipo de saludos tan efusivos a falta de encuentro o reunión. A ver si el ministro sí que fue diestro en sus correrías. En ese caso merecería nuestro aplauso:Olé, olé (hola, hola). Entre tanto los medios reconocen el surrealismo de Cuerda y no el del ministro de fomiento. Que poca objetividad…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario