Parchis
Opinión

En la cuerda floja

En la cuerda floja/F.Mares. /ImgRtve

Francisco Mares

07-02-2020

En El hombre que mató a Liberty Valence, John Wayne pronuncia una frase lapidaria que dice más o menos que entre la historia y la leyenda se coge la leyenda. Esta semana hemos visto cómo esa mitificación es, como siempre, más por razones políticas que humanas o incluso verdaderas.

Con 22 años, abandonando la carrera de Derecho, José Luis Cuerda empezó nada más y nada menos que en los informativos de Tve, algo casi imposible para la gente que acaba periodismo y no tiene ángel. Eso sí, Cuerda se lo tuvo que currar con centenares de reportajes en los que estuvo en el punto de mira del comité de actividades de la cadena y, siendo ya de fiar, su figura se pudo proyectar en El túnel, ganar los Goya y tutelar a Amenábar.  La prensa, ávida de titulares, lo publicitó como un Berlanga de Albacete pero según estudiosos de seso, ni siquiera el cine expresionista alemán merece tal apelativo al utilizar tan sólo algunos rasgos del expresionismo y en muy pocas películas como Caligari podría aprobarse.

Sin embargo, Cuerda recibió el beneplácito de la crítica de piscinas y chalets a la izquierda de la sierra por ser una bellísima persona, lo cual es harto difícil hoy, ayer y siempre. Pero sobre todo, Cuerda obtuvo honores por servir a la causa del régimen.

En el artículo de Laura Moro ‘Cuando J. L. Cuerda llamaba turba mentirosa e imbécil’ al PP, se nos dice que el director se significó por su activismo en favor de la plataforma de apoyo a Zp, que salió al rescate del socialismo en 2008 sin ahorrar en insultos. No se le parodió como a los críticos con este estado de cosas ni se le humilló como a Aznar o Ana Botella, siendo mucho menos antipáticos y agresivos con la prensa que el ministro de “fomiento”. El articulo de Moro destaca como Cuerda dio cuerda al activismo de izquierdas oportunistamente, sobre todo en la época de Zp. Cuerda insultó al PP y a la Iglesia, creando el ambiente para votar que acabaría ganando el talante del truco del almendruco.

En los últimos años Cuerda buscó la notoriedad con titulares y ex abruptos en contra de la derecha que le hicieron ganar rédito intelectual y el favor de la Crítica. Tan sólo Cinemania ha dado cuenta de estos hechos, un poco pasando de puntillas, igual que ha reseñado las broncas de Kirk Douglas con Kubrick, quien al final le ha dado su mejor legado para la posteridad.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario