3-0. Una pandilla de cagones

La imagen refleja perfectamente lo que fueron los 98 minutos de partido./VCFLa imagen refleja perfectamente lo que fueron los 98 minutos de partido./VCF

Indignante partido del Valencia en Getafe en el que sólo dieron la cara Jaume y Gabriel Paulista

Sábado, 08 de febrero de 2020

E. Monasterio.- En partidos como el del Coliseum Alfonso Pérez es donde se aprecia la calidad de un futbolista, su implicación y su hombría. Y también se descubre a un grupo de jóvenes inmaduros e irresponsables que pierden todo respeto por los aficionados que les arropan en cada encuentro. Así fue el Valencia de Getafe. Una pandilla de cagones, incapaces de corresponder con un mínimo de dignidad al cariño y al sentimiento por un club que sí tienen miles de seguidores.

Claro, ante una plantilla así que un día ponen lo que tienen y lo que no, ante el Madrid o el Barcelona, y luego se arrugan a las primeras de cambio, no se puede ni se debe confiar. La herida que dejan con la actuación de esta tarde debería tener consecuencias muy serias a corto y medio plazo para todos, incluído el entrenador, tan apocado y falto de energía como la mayoría de sus futbolistas.

El Getafe jugó como le dio la gana ante un rival sin tensión, medroso y sin implicación alguna. Con la «estrella» Rodrigo desaparecido, Parejo inexplicablemente ausente, Ferran miedoso, siempre desacertado y muy impreciso, Florenzi decepcionante y lento y Diakhaby, al que le falta mucho para ser considerado jugador de Primera División, sólo Jaume con tres intervenciones que salvaron otros tantos goles, Paulista triplicándose para cubrir al italiano y los tremendos errores de su compañero de demarcación, y Gayá, dieron una imagen decente.

La presión getafense ahogó al Valencia y la primera parte fue un monólogo del equipo de Bordalás, con ocasiones para Molina -paradón de Jaume-, otra vez Molina cabeceando un balón cruzado que su fue fuera de milagro, Maksimovic y Cucarella -que se toparon de nuevo con el meta valencianista- y nuevo remate del centro delantero azulón a la salida de un córner que también se marchó fuera por poco.

Ejemplo de profesionalidad. Otro partido de Jorge Molina para enmarcar. Hizo lo que quiso con los defensas del Valencia, pudo marcar el tercero y lideró la goleada de su equipo./Img twitter Luis Albert

 

Tal había sido la superioridad local que todos pensábamos en la bronca de Celades en el vestuario. El empate a cero ya se antojaba para entonces un magnífico resultado. Pero el segundo tiempo fue peor todavía. En el 52′ ya pudo abrir el marcador Mata pero volvió a aparecer Jaume para salvar el gol. En el 56′ fue Maksimovic el que pudo marcar pero se topó con el portero valenciano otra vez. Era cuestión de minutos porque el Valencia no llegaba siquiera a la línea de centro de campo.

Y en el 57′, ante la pasividad del equipo en conjunto y de Diakhaby en particular, Mata profundiza dentro de área, encara y cañoniza a Jaume que despeja pero Jorge Molina (37 años) se anticipa a todos para hacer el primero. Celades tiró de Guedes para sustituir a Rodrigo y jugar al menos con once. Pero en el 67′ de nuevo Molina se lleva un balón, se deshace con suma facilidad de Paulista y Diakhaby hasta en dos ocasiones y marca a placer.

El entrenador y sus jugadores ya se habían «descompuesto» para entonces. Kang In salió por Soler y Florenzi decidió que ya había hecho bastante el ridículo y optó por irse a la ducha, con una patada alevosa a Cucarella en el centro del campo. Roja merecida y buscada para el romano.

Y aunque parezca increíble, en el 83′ llegó el segundo remate valencianista -el primero había sido de Maxi a la media hora de juego-, con disparo desviado de Kondogbia. Este fue el balance en ataque del equipo de Celades, lo que deja claro cual fue la actitud de los futbolistas del técnico catalán a lo largo de todo el partido. El dato es significativo: el Valencia hizo siete faltas en todo el partido (con amarilla para Diakhaby y la roja de Florenzi incluídas). El Getafe hizo 16 faltas señaladas y 12 no señaladas, como de costumbre.

Y en el 87′, en plena descomposición blanquinegra, Mata volvió a ridiculizar a la defensa y marcó el tercero. Menos mal que Rubén Sobrino estaba en el banco y sustituyó entonces a Maxi Gómez. El fichaje de Marcelino nada pudo hacer por mejorar la penosa imagen de sus compañeros. Todavía pudo marcar el cuarto Kenedy pero Gayá salvó in extremis su remate con márchamo de gol.

Ahora le toca a Celades solucionar esto en Paterna. Por primera vez en mucho tiempo tiene cinco días para cambiar el panorama, poner a raya a esta pandilla de niñatos y ganar al Atlético de Madrid en Mestalla el próximo viernes, Día de los Enamorados…

Datos del partido.-

Getafe CF: David Soria, Damián, Djene, X. Etxeita, M. Olivera, Maksimovic (Timor, min. 88), M. Arambarri, Nyom (Kenedy, min. 60), Cucurella, Jaime Mata y Jorge Molina © (Ángel, min. 79).

Valencia CF: Doménech, Florenzi, G. Paulista, Diakhaby, Gayà, Kondogbia, Parejo ©, Ferran, C. Soler (Kang In, min. 69), Rodrigo Moreno (Guedes, min. 59) y Maxi Gómez (Rubén Sobrino, min. 89).

Goles: 1-0, min. 58: Jorge Molina. 2-0, min. 67: Jorge Molina. 3-0, min. 87: Jaime Mata.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea. Amonestó a los locales Nyom (23’), Damián (62’), Arambarri (74’) y Etxeita (90+5); y a los valencianistas G. Paulista (62’), Ferran (62’), Maxi Gómez (62’), Diakhaby (70’). Expulsado Florenzi, con tarjeta roja directa, en el minuto 77 de partido.

Partido correspondiente a la 23ª jornada de LaLiga disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, con la presencia de 13.070 espectadores.

 

 

Be the first to comment on "3-0. Una pandilla de cagones"

Leave a comment

Your email address will not be published.