Parchis
Opinión

Miguel El Chachapí

Archivo internet

Vicente Torres

01-02-2020

Siempre no fue igual que ahora. Hubo un tiempo en que el romanticismo todavía estaba en el aire. Se decía entonces: «pasa más hambre que un maestro de escuela», pero al maestro se le respetaba y hasta se le veneraba. Y no solo al maestro, sino también a todos aquellos que dedicaban su tiempo a tareas con escasa productividad, o sin ella, en términos económicos, pero que alimentaban la faceta espiritual, artística o cultural de los interesados. Los hubo que de jóvenes se interesaron por la poesía, por la música exquisita y por las artes en general y parecían ganados para la causa, pero luego encontraron trabajos muy bien remunerados y en estos tiempos de hoy, fenicios y atolondrados, miden a las personas por el dinero que tienen.

No pasa con todos, Miguel El Cachapí sigue conservando su espíritu bohemio y lleno de romanticismo. Si en su día montó una librería innovadora, lo hizo con más espíritu artístico que mercantil. Fueron muchas las cosas que emprendió, pero con ellas ponía más de manifiesto su espíritu creativo y aventurero que negociante. Para hacerlas rentables se necesitaba otro modo de actuar que a él, sin duda, le resultaba aburrido.

Las iniciativas que le otorgaron más fama fueron las vueltas en carro que organizó. Se comprende sin esfuerzo que no es fácil dirigir una caravana de carros y, no obstante, fueron varias las que llevó a cabo.

La vida se ve de otro modo desde el carro. Hay tiempo para mirar el paisaje y la fauna que contiene. Las nubes pasan más lentamente cuando las hay y el cielo parece más sereno. Hay tiempo para aprender a amar a los animales, burros, caballos, mulos, que tiran del carro, y a los perros que brincan alrededor, si no les ha dado por subirse. Se bebe agua fresca del botijo, o buen vino del porrón.

Hoy en día hay quien, atolondrado, prefiere el Falcon y en el apresuramiento, no tiene tiempo para madurar las ideas y queda preso de su ambición de poder desbordada. Y así nos va a los españoles, y milagro será que no nos vaya peor.

La vida en carro, que de tan sosegada permite tocar la realidad con las manos, puede hacer sabios. El ritmo frenético nos trae ganapanes sin miramientos de ninguna clase.

Si hubiera que optar entre Pedro de la Preveyéndola y Miguel El Cachapí, elegiría a este último. La vida sería menos aburrida.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Visita nuestra sección de material escolar 📔✏🖊🖍 para que la #VueltaAlCole sea mucho más fácil

Camino del Santo Grial

Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Personalizamos #mascarillas lavables y reutilizables con tus propias creaciones o el diseño que más te guste