Actualidad

Auschwitz, el símbolo del horror nazi

Entrada campo de Auschwitz/Rtve
Entrada campo de Auschwitz/Rtve

Más de 200 sobrevivientes del campo de concentración y extermino conmemoran el 75 aniversario de la liberación

Lunes, 27 de enero de 2020

A.Casañ.- Los supervivientes de Auschwitz han vuelto este lunes al campo de concentración y exterminio, en el 75 aniversario de su liberación, para honrar al 1.100.000 personas asesinadas en el que se ha convertido en el símbolo del horror nazi, y para reclamar, ante el repunte del antisemitismo en todo el mundo, que no se pierda el recuerdo del Holocausto.

Los protagonistas del acto, que han sido los más de 200 supervivientes venidos de todas partes del planeta, ataviados para la ocasión con el gorro a rayas blancas y azules -o, en su defecto, con pañuelos de esos colores- que debían vestir como prisioneros, algunos incluso con el uniforme, han vuelto a atravesar la macabra puerta del campo principal, bajo el arco de hierro que reza en alemán «El trabajo os hará libres», y se han dirigido al ‘muro de la muerte’, una pared que une los pabellones 10 y 11 donde fueron fusiladas miles de personas antes y después de que el exterminio se sistematizara mediante las cámaras de gas, para depositar allí una ofrenda floral.

Los nazis eligieron Oswiecim -germanizado como Auschwitz-, en el sur de Polonia, para instalar el campo por sus excelentes comunicaciones ferroviarias. Sin embargo, la ubicación original, un antiguo cuartel polaco, no era capaz de absorber las oleadas de prisioneros que llegaban de toda Europa desde mediados de 1942, por lo que a su alrededor surgió todo un universo concentracionario con decenas de pequeños campos y, sobre todo, una gran ampliación en el vecino Birkenau, donde se instalaron los grandes barracones que hoy aparecen en la memoria al mencionar Auschwitz.

La conmemoracion se ha celebrado entre los edificios de ladrillo del campo original, donde se perfeccionaron los siniestros métodos de exterminio que acabaron la vida de más de un millón de personas, en su gran mayoría judíos. De hecho, en el pabellón 11 fue donde se experimentó por primera vez con gas para matar a grandes contingentes de prisioneros: los prisioneros de guerra soviéticos fueron los primeros en sufrir la cruel muerte que luego se sistematizó en las grandes cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau.

Los reyes de España colocan una corona en el 'muro de la muerte' de Auschwitz en el 75 aniversario de su liberación/Rtve
Los reyes de España colocan una corona en el ‘muro de la muerte’ de Auschwitz en el 75 aniversario de su liberación/Rtve

Horror y muerte

Aunque Auschwitz no fue el único campo de exterminio en suelo polaco -las víctimas también se contaron por cientos de miles en Belzec, Chelmno, Majdanek, Sobibor y Treblinka-, sí fue el que más muerte produjo, sobre todo por la deportación de cientos de miles de judíos húngaros en 1944, cuando la guerra estaba ya perdida pero los nazis mantenían el funcionamiento de la maquinaria de la muerte. Hoy, es el único que queda en pie, porque el resto fueron destruidos con el ánimo de ocultar las matanzas, y se ha convertido en el símbolo del Holocausto.

Los judíos no fueron las únicas víctimas, puesto que también se asesinó a prisioneros políticos y de guerra, homosexuales, gitanos, discapacitados y, en definitiva, a cualquiera de las categorías de persona que el régimen de Adolf Hitler consideraba que eran subhumanos indignos de vivir en su ‘imperio de los mil días’. Sin embargo, el genocidio de seis millones de judíos fue el crimen esencial de los nazis alemanes, que con la denominada Solución Final intentaron la desaparición de todo un grupo de personas por su mero nacimiento: se consideraba judío a todo aquel que descendía de judíos.

Los Reyes de España

Antes del acto central conjunto con los líderes que han acudido hasta Auschwitz para este aniversario, los reyes don Felipe y doña Letizia, han rendido un homenaje a las víctimas del Holocausto con una ofrenda floral en nombre de los españoles ante el ‘muro de la muerte’. Tras aterrizar en el aeropuerto de Katowice el avión de la Fuerza Aérea Española en el que han viajado hasta Polonia, Felipe VI y la reina Letizia se han trasladado al campo de Auschwitz acompañados por la ministra de Asuntos Exteriores Española, Arancha González Laya.

Los reyes, vestidos totalmente de oscuro, han saludado a varios representantes de la Asociación Amical de Mauthausen, organización que agrupa a los exdeportados republicanos de todos los campos de concentración nazis, así como de la Red del Memorial. A continuación han recorrido algunos barracones del campo, entre ellos el número 7 y en el que se encuentra la foto de uno de los españoles que fueron asesinados en Auschwitz, el agricultor valenciano Joaquín Corteillo.

Más tarde se han dirigido a los pies del muro de la muerte, donde han depositado una corona de rosas rojas y amarillas y con una banda con los colores de la enseña nacional española, y han tenido un momento de recogimiento.

En otro de los pabellones han firmado en el libro de honor del campo, en el que Felipe VI ha escrito en inglés que «las palabras son poderosas si están seguidas de acciones» y ha instado a actuar con verdad y solidaridad para preservar la memoria de lo que allí ocurrió. Y ha añadido: «La Humanidad no puede caer en tal horror de nuevo».

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario