Opinión

Sánchez no puede recibir a Guaidó

Ángela Merkel y el presidente de Venezuela, Juan Guiadó, en Davos/Img. El Nacional
Ángela Merkel y el presidente de Venezuela, Juan Guiadó, en Davos/Img. El Nacional

Vicente Torres

24-01-2020

Es poco lo que sé del presidente encargado de Venezuela, pero ese escaso conocimiento que tengo de él me lo hace ver como un ser heroico y desprendido. La magnitud de la empresa que ha emprendido, a causa de la extremada crueldad de sus enemigos, que son los enemigos del pueblo venezolano, nos lo muestran como un hombre admirable y dispuesto a sacrificarse por sus compatriotas.

Todo lo contrario es Sánchez, que ha puesto de manifiesto su vileza, su egoísmo, su disposición a servirse de los españoles y de quien sea, con el fin de satisfacer sus apetencias. De modo que ahí tenemos un motivo por el que Sánchez no puede recibir a Guaidó, por la afrenta que sería para él tener delante a un hombre de verdad, a alguien capaz de hacer honor a la naturaleza humana, y no de rebajarla hasta el fango, como hace él. Un mequetrefe frente a un señor, se titularía la película.

Aparte de esta razón, hay otra que tampoco conviene olvidar, y es que si lo recibiera se enfadarían los podemitas, esos tipos que llevan coletas, decretan acosos, y amenazan al Rey, que es lo mejor que tenemos los españoles, con mandarlo a la guillotina, y eso no se considera delito de odio, por lo que se ve.

A Guaidó lo han recibido Merkel y Macron, y en España le harán los honores que le son debidos Almeida y Ayuso.

En España también hemos tenido gentes con agallas, como fue el caso de Ordóñez, que renunció a llevar escolta y tampoco se calló; Pagazaurtundúa, que sabía que lo iban a matar y no por eso renunció a sus principios; también las tuvo el conde de Aresti, que tampoco ignoraba que lo iban a matar. En el campo de la política, que es el de Guaidó, tuvimos a Suárez y Gutiérrez Mellado.

En la actualidad tenemos a un Sánchez, qué vergüenza.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario