Opinión

La jungla de asfalto y la mala educación

Img. archivo International Languaje Center

Francisco Mares

24-01-2020

Lo que para los predicadores del modelo Finlandia es el buen tiempo, ha dejado muertos, destrozos y sobre todo encogimiento de ánimos que es lo que salva y redime.

La borrasca Gloria y, sobre todo, dolor, ha arrasado el litoral mediterráneo no dejando ni rastro de aquellos bikinis que eran la envidia de los bien nacidos a pocos días de las fiestas del solsticio de invierno. Lágrimas en la lluvia es el monólogo final del replicante de Blade Runner (1982) dirigida por R Scott. Poco tiempo antes de morir, el replicante dice con la lluvia cayendo a toda hostia: «He visto cosas que vosotros no creeríais». Dando fe de ello, hay una noticia que ningún medio de incomunicación ha recogido pero que merece la pena.

International Languaje Center es un centro de idiomas valenciano pionero en la enseñanza, que tras 40 años, está a punto de cerrar hundido por las demandas. Su directora, Julia de la Rúa, es una artista polifacética sin prejuicios en abrir sus puertas a cualquiera sin distinción de ninguna clase, pero a raíz de aquello, ha recibido amenazas y escupitajos por la calle. Su centro, su vida, se abrió en 1983 y hoy está obligada a jubilarse. Su nuera e hijo, secretaria y encargado, tras vivir en una zona pudiente, han emigrado al interior para ser cajera y demandante de empleo respectivamente.

En aquella época aún no tenían enfrente la actual facultad de Magisterio del socialismo democristiano ni su gheto de escuelas alrededor. Sí que ya estaba la Universidad de la tecnocracia.Ilc. En una zona nutrida de centros satélites de esos dos gigantes, se ubica en tres en raya, en un espacio de tres calles paralelas ante ellos y ello le ha llevado a un proceso civil de demanda por parte de 192 estudiantes. El auge de la escuela en pleno ‘corazonismo’ de la zona universitaria más rentable de Valencia, ha sido paralelo al de su ocaso, según ley de la oferta y la demanda.

Julia de la Rúa./Img. informaValencia.com

Las quejas que motivaron la situación acaecieron por causa mayor, un día de gota fría de infausto dolor y gloria en diciembre de 2016. La directora habla de infiltrados en la escuela con el propósito de desprestigiar su cometido y también de topos y espías matriculados a la sazón. Los profesores que llevaban años en la misma, fueron acusados de malas prácticas pero puedo dar fe de que esos instructores de raza negra con corbata y chaqueta de comunión, eran de los mejores profesionales que ví jamás.

Uno de los instigadores de la rebelión, con sobrados méritos para una incapacidad temporal, era un doctorando de un gran cargo de la congregación de bula papal donde por esas fechas un servidor abandonó sus votos. Las redes, sociales y listas, empezaron a vomitar a cal viva costras de uñas y pelotas a granel. A causa del éxito y la insuficiencia de sus medios el centro, para evitar más quejas por falta de espacio y similares, se fue de Málaga a malagón, al alquilar a precio de oro aulas en la Universidad de Valencia de la acera de enfrente. Fue el The end.

Nuevo escándalo y levantamiento de un nuevo centro de idiomas de tamaña universidad en una calle perpendicular que recogió multitud de alumnado nada más abrirse a bombo y platillo. Os invito a pensar en el gran negocio que es la Educación. La mala educación de la jungla de asfalto. Julia de la Rúa nos sorprende al decir  sin ambages que la gente no es mala pero cuando la pisotean y humillan se puede llegar a robar e incluso a matar…No es que estemos por el futurismo de Marinetti pero  la mala educación de la jungla de asfalto debe también tener su correctivo de buena fe.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario