Actualidad Valencia

Noche tensa en las cuencas de los ríos Júcar, Serpis y Clariano

El río Clariano generó de nuevo una gran preocupación en Ontinyent/Img. L.Albert
El río Clariano generó de nuevo una gran preocupación en Ontinyent/Img. L.Albert

Algunos municipios activaron la alerta anti inundaciones y el fantasma de una nueva pantanada planeó sobre las poblaciones de la Ribera

Miércoles, 22 de enero de 2020

A.Casañ.- Aunque con cielos cubiertos y posibilidad de lluvias débiles todavía este miércoles, día de San Vicente Mártir, Patrón de Valencia, el temporal de viento y nieve ya es historia, aunque con cuantiosos daños materiales y económicos, sobre todo en las zonas de costa.

Ayer martes, en Cullera se produjo el desbordamiento del Júcar en el sur del casco urbano. Desde el Ayuntamiento se pidió la retirada de los vehículos de las zonas bajas y que no se circulara por Brosquil, Marenyet o Estany, donde se recomendó a los vecinos que abandonaran las viviendas.

El alcalde de Alzira puso ayer en alerta a sus conciudadanos de Alzira ante la posibilidad de inundaciones por desbordamiento del río Segura. En un bando, el edil advertía ante la posible inundación de la localidad, que se retiraran enseres y electrodomésticos de las plantas bajas para situarlos en planas en altura. Respecto a los polígonos, fuera del casco urbano, el bando recomendaba a las empresas que adoptasen las medidas convenientes para trabajadores y materiales.

Asimismo, se recomendaba la adopción de medidas adicionales en caso de que la situación se complicara por la borrasca y acordó que se sacaran los vehículos de sótanos y plantas bajas de zonas inundables como las Bases, Alquenència, Venècia, alrededores de Luis Suñer, Riola o Dr Just i Alborxí, y aparcarlos en las zonas altas del municipio.

Los daños en el paseo marítimo de El Perelló/Img. L.Albert
Los daños en el paseo marítimo de El Perelló/Img. L.Albert

Y es que durante la madrugada de ayer, el consistorio informaba en redes sociales de que estaban muy pendientes de la crecida del Júcar, que había provocado cortes de varios caminos y carreteras como la de Albalat, a la altura del barranco de la Murta; la de Vilella, ante del desbordamiento por el barranco de l’Estret a la altura del Tenisquash.

En la comarca de la Costera, un vecino de Vallada de 64 años tuvo que ser rescatado de su coche a primera hora de ayer. El vehículo fue arrastrado por la corriente cuando atravesaba un barranco de la localidad. Él mismo avisó a la Policía Local y pudo ser rescatado por los Bomberos, siendo trasladado al centro de salud y posteriormente al hospital de Xàtiva al mostrar síntomas de hipotermia.

Todo ello a pesar de que la borrasca «Gloria» comenzaba a remitir, aunque con lluvias que habían acumulado hasta 500 litros por metro cuadrado desde el pasado domingo. En la localidad de Bocairent los bomberos tuvieron que rescatar a 5 personas incomunicadas y sin alimentos a consecuencia del temporal. El helicóptero V-1 tuvo que acudir a la localidad para rescatar a los cinco afectados pero no pudo actuar por las condiciones meteorológicas.

El agua llegó la autovía A-7 a su paso por Alberic en dirección a Valencia./Img. L.Albert
El agua llegó la autovía A-7 a su paso por Alberic en dirección a Valencia./Img. L.Albert

El río Júcar se desbordó ayer martes a su paso por la localidad valenciana de Alberic donde su ayuntamiento prohibía circular por todo el término municipal, como informamos en un video de la policía local. De hecho, la autovía A-7 estuvo cortada durante la mañana y el Ayuntamiento efectuó desalojos en la parte baja de la población.

Por su parte, el ayuntamiento de Sueca instaló diques de madera para tratar de contrarrestar la fuerza del agua y el camping volvió a incendiarse por segunda vez -ardieron dos casetas-, hecho que ha provocado una investigación de la Guardia Civil.

El río Júcar a su paso por Alzira/Img. L.Albert
El río Júcar a su paso por Alzira/Img. L.Albert
El Clariano a punto de desbordarse en Ontinyent/Img. L./Albert
El Clariano a punto de desbordarse en Ontinyent/Img. L./Albert

En Ontinyent y ante la preocupante crecida del río Clariano (en la imagen de L.Albert), se iniciaron con urgencia las tareas de limpieza y reparación después del segundo temporal que ha dejado registros históricos en apenas cinco meses. Tras la DANA de septiembre, que dejó cerca de 500 litros por metro cuadrado en apenas tres días y anegó el barrio de Cantereria, Gloria ha dejado en la localidad 276,4 litros por metro cuadrado en dos días. Este lunes se ha convertido en el día de enero de mayor precipitación acumulada en los 120 años que tiene registros la ciudad, con 140,2 litros.

El río Clariano en un Ontinyent completamente nevado./Img. L.Albert

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alertó de que la borrasca «Gloria» provocaba  la sucesión de «cuatro temporales en uno: viento, frío, gota fría y pedrisco«, que se ceban con los cítricos, las hortalizas de temporada y las infraestructuras agrarias.

En la Safor, la crecida del río Serpis obligó ayer a cortar caminos en Real de Gandia, Potries, Beniarjó y Villalonga, que habían quedado cubiertos por el agua. Todos ellos son vías de paso sobre el cauce que comunican unas poblaciones con otras, muy utilizadas en los desplazamientos rurales. En Gandía, la Policía Local informó a todos los vecinos del distrito de Marenys de Rafalcaid , hasta 33 domicilios, de la crecida del Serpis, aunque algunos decidieron seguir en sus casas.

En la Marina, en Jávea, ayer por la mañana, cuando la tormenta se centraba en Valencia ciudad y sus área poblacional, los afectados por la fuerza del mar, principalmente comercios y locales de restauración situados en el Arenal y en el Paseo de la Grava, intentaban con grandes dificultades limpiar, restaurar y recuperar la normalidad. La fachada marítima de la Comunidad ha sido la zona mas afectada.

La Generalitat tuvo que recurrir a la intervención de una unidad de la Unidad Militar de Emergencia (UME) para ayudar al Consorcio Provincial de Bomberos en la retirada de la nieve que mantiene incomunicados a varios municipios de Els Ports. En total, alrededor de de 80.000 alumnos se quedaron sin clase el martes a causa de las inclemencias climáticas y 9.000 hogares sufrieron cortes de luz como consecuencia de la lluvia o las copiosas nevadas en toda la región.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario