Opinión

Los hijos, según el gobierno

"Los hijos no pertenecen a los padres". Ministra de Educación, Isabel Celaá/Tw
"Los hijos no pertenecen a los padres". Ministra de Educación, Isabel Celaá/Tw

Vicente Torres

18-01-2020

Lo que dijo exactamente la ministra Celaá es lo siguiente: «No podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres». Esta manera de pensar debe de ser propia de Cuba, de China o de Corea del Norte, pero en un país democrático es decididamente estúpida. O rematadamente torpe. Cuando logre imponer la dictadura que, sin duda, pretende este gobierno, la ministra, que se hizo acompañar por otras dos, de las que es mejor no decir nada, podrá hablar así.

Por supuesto que los hijos son de sus padres. Los tienen, se sacrifican por ellos y procuran prepararlos para la vida.

El Estado, por la cuenta que le trae, ha de dar educación a los jóvenes, porque constituyen el futuro de la nación. Y tiene la obligación de velar por los más vulnerables, entre los que están los menores de edad. No todos los padres cuidan a los hijos como debieran, y en este punto es cuando debe intervenir el Estado en beneficio del menor. Pero ha de hacerlo por mediación de un juez.

Por otro lado, el Estado español abandonó hace tiempo su obligación de velar por los menores al traspasar las competencias de Educación a los gobiernos regionales, que las suelen utilizar para adoctrinarlos, lo cual es infame. Un niño adoctrinado tiene muchas posibilidades de acabar, más pronto que tarde, en manos de los profesionales de la salud mental o, si no recurre a ellos, palpablemente enajenado, como se observa en los delirantes separatistas catalanes.

A los jóvenes hay que prepararlos para que busquen la verdad por sí mismos, pero este gobierno, formado y apoyado por personas cuya maldad está contrastada, pretende inculcarles posverdades, o sea, mentiras flagrantes y, claro, los padres tienen todo el derecho del mundo a protestar. Del mismo modo que el Estado tiene la obligación de defender a los niños de los malos padres, éstos la tienen de defender a los hijos de los Estados nefastos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario