Parchis
CINE

Klaus, la otra producción española que aspira a reinar en Hollywood

Klaus, la película de animación española que opta al Óscar/rtve
Klaus, la película de animación española que opta al Óscar/rtve

Además de la nominación al Oscar a la Mejor Película de Animación, el film opta al Bafta, siete premios Annie y dos Goyas

Jueves, 16 de enero de 2020

M.Cañardo.- La cinta española competirá con otras cuatro películas: Cómo entrenar a tu dragón 3, ¿Dónde está mi cuerpo?,,  Toy Story 4 y Mr. Link. El origen perdido. Entre las cinco han dado la sorpresa al dejar fuera a Frozen 2, la película de animación más taquillera de la historia. Klaus, de Sergio Pablos, ha hecho historia al convertirse en la segunda producción española nominada al Oscar a la Mejor película de animación (tras Chico y Rita en 2012).

“Lo más importante es una buena historia: Si alguien te dice que va a contar el origen de Santa Klaus, enseguida te imaginas lo que vas a ver: una historia un poco ñoña, con mucha magia…”. Así comentaba Sergio Pablos en TVE la esencia de su trabajo. Pablos tiene una larga y exitosa carrera en animación y ha trabajado en grandes películas como Hércules, Tarzán, Río… además de ser el creador de Gru: Mi villano favorito.

“La nuestra –continua Sergio- es una historia mucho más humana y que, aunque tiene mucha comedia, destaca por su profundidad emocional. También hemos apostado por algo visualmente diferente y sorprendente”.

Imagen de Klaus/rtve

Novedosa y distinta

La película cuenta la historia de un cartero (Jesper) que es destinado a una remota isla del Círculo Polar Ártico. Allí conocerá a un viejo carpintero (Klaus) que vive rodeado de juguetes de madera. Juntando sus conocimientos decidirán hacer regalos a los niños.

Una cinta sorprendente que mezcla la animación tradicional, dibujada a mano, con las últimas técnicas. “Cuando empecé a trabajar en Disney, hace años, todavía dibujábamos con el lápiz -asegura Sergio-. Luego abandonamos ese estilo clásico por la animación por ordenador. Por eso conocía muy bien la técnica; pero también era consciente de las limitaciones que tenía, ya que se dejó de innovar e investigar”.

“Por eso –añade- vi la posibilidad de aplicar un trabajo de investigación y ver hasta donde podíamos llegar con esa animación 2D dibujada a mano. Eliminando algunas de esas limitaciones. Creo que el resultado no es ni mejor ni peor que la actual animación por ordenador; y que las diferentes técnicas de animación son como las herramientas de un pintor. Puedes elegir, Guache, oleó, acuarela…Pero lo verdaderamente importante es que ese estilo sea el indicado para la historia. Es un poco lo que hizo el año pasado Spider-Man: Un nuevo universo y este año hemos hecho con Klaus”.

“En este caso -continúa- hemos apostado por la animación tradicional pero intentando avanzar en la técnica y creando nuestro propio estilo. Por eso creo que la película tiene ese toque orgánico y nostálgico que viene tan bien a la historia, que también es clásica. Pero, a la vez, mira hacia el futuro”.

El escenario de la historia es una remota isla del Círculo Polar Ártico. “Santa Klaus tiene más de escandinavo que de otra cosa”, señala Pablos. “Y nos hemos basado mucho en el origen de San Nicolás. Por eso nos hemos basado en Escandinavia, pero en ningún lugar en concreto porque queríamos un escenario ficticio. Por eso sus habitantes también son una mezcla de gente de varios países escandinavos. Y también se reconoce la arquitectura de la zona, pero creo que hemos creado algo que no se ha visto antes en animación”.

Fotograma de Klaus/rtve
Fotograma de Klaus/rtve

Rivales muy fuertes

Klaus es una de las películas más nominadas de la temporada, ya que opta al Oscar, al Bafta y a dos Goyas. Y es candidata a 7 Premios Annie, los más importantes del mundo de la animación.

Con respecto a la posibilidad de conseguir el Oscar, Marisa Román, productora de la película, asegura que lo ve complicado. “Hay historias que también tienen guiones estupendos, otras independientes…La selección es muy variada y demuestra la diversidad de la animación actual. Solo estar nominados es un gran triunfo. No nos esperamos nada más pero si viene, bienvenido sea”.

“Estamos llegando a niveles cada vez más altos de calidad en la animación española –asegura Marisa-. Y nos gusta que sean películas muy diferentes y de todo tipo, desde producciones muy grandes a otras medianas y pequeñas. Pero que tienen estupendos guiones y buenos directores. Creo que estamos en racha”.

Klaus es una película española hecha en Madrid -continúa la productora-. Hemos tenido un equipo de más 300 personas. Casi la mitad de los artistas son españoles y el resto casi todos son de países europeos. Pero es una película 100 por 100 española y vamos con mucho orgullo a los Oscar”.

Klaus está coproducida por Spa Studios y Atresmedia, y ha sido distribuida por Netflix.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario