Opinión

Ser emocionalmente español

A la diputada de ERC, Montserrat Bassa le importa un comino la gobernabilidad de su país, España./Img rtve
A la diputada de ERC, Montserrat Bassa le importa un comino la gobernabilidad de su país, España./Img rtve

Vicente Torres

07-01-2020

La idea es trasnochada y parecía destinada al reino del olvido, pero dado que vivimos unos tiempos en los que lo retrógrado vuelve, quizá haya que seguir teniéndola en cuenta.

Por supuesto que he sabido de ella a través de unos infames catalanistas, porque todos los catalanistas lo son, y la he visto en un titular de prensa, aunque llamar ‘prensa’ a panfletos adoctrinadores, dados a tergiversar, mentir e inventar, es un ejercicio ciertamente atrevido.

He visto el titular, pero no he entrado en la noticia, porque no me gusta que me tomen el pelo y porque el concepto, en sí mismo, es significativo.

La única patria para los ciudadanos decentes es la justicia y el amor al prójimo y a la verdad. Uno puede vivir en el sitio que ha nacido o en otro, pero su obligación moral es la de contribuir al bien común, y eso es contrario a cualquier doctrina nacionalista, porque todas todas están edificadas sobre la base del odio y el egoísmo. Y después de explicar esto, tan obvio por otra parte, ya puedo decir que todos esos obispos, curas, cardenales y monjas y madres superioras, que han abrazado los nacionalismos vasco o catalán son sinvergüenzas, y el papa que se lo consiente también.

No se puede ser emocionalmente español, eso es estar mal de la cabeza. Uno es español porque vive en España, en donde paga sus impuestos y trata de ser útil a la sociedad. Pero más que español es un buen ciudadano, que es a lo que debe aspirar cualquiera. Un catalanista es un mal ciudadano, porque no intenta mejorar la sociedad en la que vive, sino hacer daño. Un catalanista, cualquiera de ellos, odia a España, menosprecia a España, y trata de hacerle daño a España, o sea, a los españoles. Un catalanista es un mal ciudadano y una mala persona.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario