Parchis
CIENCIA

AIJU incluye la inteligencia artificial en el desarrollo de nuevos juguetes innovadores

La Inteligencia Artificial puede proporcionar, tanto a los juguetes como a los procesos de fabricación de éstos, una verdadera revolución/AIJU
La Inteligencia Artificial puede proporcionar, tanto a los juguetes como a los procesos de fabricación de éstos, una verdadera revolución/AIJU

La nueva línea de investigación permitirá crear juguetes conectados a internet, “añadiendo así un mayor valor pedagógico y permitiendo adaptarse a los gustos de las nuevas generaciones”

Jueves, 02 de enero de 2019

M.Cañardo.- El Instituto Tecnológico de producto infantil y de ocio (AIJU) de Ibi (Alicante) está llevando a cabo una línea de investigación y desarrollo, financiada por IVACE, que permitirá incorporar la tecnología de Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial en los juguetes tradicionales, añadiendo así un mayor valor pedagógico y permitiendo adaptarse a los gustos de las nuevas generaciones, según informa la institución en un comunicado.

La Inteligencia Artificial (IA) puede proporcionar, tanto a los juguetes como a los procesos de fabricación de éstos, una verdadera revolución. En los juguetes puede aportar las mismas ventajas que un videojuego, pero con el aliciente de que se trata de juguetes reales con los que los niños interactúan. Y en los procesos de fabricación, la IA puede permitir una mejor eficiencia en los recursos de producción y prevenir posibles errores en la producción.

De esta forma, la IA permite que un juguete, a través de unos sensores integrados, conozca cuándo y cómo debe comportarse, que pueda entrenarse a través del aprendizaje automático y mejorar la experiencia de juego del usuario.

Para Jose Carlos Sola, coordinador del proyecto, “las nuevas generaciones han nacido rodeadas de tecnología, y cómo tales, no esperan jugar con un simple juguete, sino con un juguete que responda a sus interacciones y que le produzca un valor añadido durante el juego. Por tanto, en los próximos años, los juguetes conectados a Internet se convertirán en algo normal, por lo que las empresas tendrán que adaptarse rápidamente o, en su defecto, pueden llegar a desaparecer”.

Fusión del juguete tradicional y el mundo digital

En las empresas del sector del juguete, la innovación y la creación de nuevos productos es fundamental. Las nuevas generaciones están acostumbradas desde los primeros meses de vida a convivir con dispositivos electrónicos (Tablets, Smartphones, Pcs…), y por ello, las empresas necesitan nuevas herramientas que permitan fusionar el juguete tradicional con el mundo digital, consiguiendo, así, un juguete actualizado, revalorizado y adaptado a los nuevos tiempos.

En este sentido, AIJU inició hace cuatro años una línea de proyectos que tratan de dar soporte al sector tradicional del juguete en su cambio e integración en el mundo digital. El objetivo general de esta línea de investigación es dotar de inteligencia a los juguetes tradicionales e integrar, así, el mundo del videojuego dentro del juguete tradicional.

Para facilitar este proceso, como primera medida, el Instituto Tecnológico de producto infantil y de ocio desarrolló un protocolo de comunicación capaz de conectar un juguete tradicional con el mundo del videojuego, incorporando sensores y diferentes componentes electrónicos; de forma que las acciones del niño sobre el juguete físico sean captadas por estos sensores y puedan tener reacciones sobre el videojuego instalado en un dispositivo móvil, permitiendo extraer patrones de comportamiento a través del juego, así como aumentar la capacidad del sector gracias a la aplicación de nuevas tecnologías que contribuyan a mejorar el producto.

La IA permite que un juguete, a través de unos sensores integrados, conozca cuándo y cómo debe comportarse/AIJU
La IA permite que un juguete, a través de unos sensores integrados, conozca cuándo y cómo debe comportarse/AIJU

Siguiendo este primer paso para la generación de nuevos conceptos de juego, la idea de la conexión del mundo digital con el juguete tradicional pretendía enlazar con la llamada tecnología Internet de las Cosas, lo que se tradujo en la creación de una plataforma “en la nube”, adaptada al sector, y que permite gestionar grandes volúmenes de información, lo que se traduce como “big data”.

“Esta plataforma ofrece al fabricante la posibilidad de conocer cómo juegan los niños, de forma que pueden personalizar los juguetes e incorporarles un mayor valor pedagógico en los productos del futuro. Asimismo, en el caso de los padres, pueden conocer como juega su hijo con el juguete y si está aprendiendo cuando juega”, indica Jose Carlos Sola.

Para afrontar estos retos tecnológicos para la innovación del juguete, AIJU emplea como metodología de trabajo obtener la máxima información de tecnologías que actualmente están surgiendo y que pueden ser una gran fuente de innovación, realizando un estudio pormenorizado de cada una de ellas y qué pueden aportar. También se analiza qué tipo de juguetes existen en el mercado y qué nuevas funcionalidades incorporan, así como qué tipo de patentes hay en la actualidad.

Tras toda esta fase de análisis, AIJU se reúne con las empresas asociadas al proyecto para determinar en qué productos se puede implementar una innovación más atractiva para los usuarios. Una vez realizada esta reunión, el personal implicado en el proyecto comienza a implementar diferentes tecnologías de Inteligencia Artificial en los juguetes, como puede ser el desarrollo de chatbots que interactúen con el usuario y actúen en consecuencia a las peticiones de éstos; combinando la IA con otras tecnologías como la realidad aumentada, dónde la creatividad de los niños se multiplica y permite crear escenarios virtuales tan reales como si de verdad fuera. Otro ejemplo desarrollado es emplear IA en el reconocimiento de sonidos, de forma que cuando un niño toca un instrumento, la aplicación puede analizar si se ha tocado de forma correcta o no una melodía.

Finalmente, “las empresas asociadas al proyecto nos proporcionan los productos en los que implementaremos esa tecnología y lo que hacemos en AIJU es entregarles un prototipo con una versión más innovadora de ese juguete tradicional para que la empresa decida si quiere seguir mejorándolo o ponerlo en el mercado”, asegura el responsable del proyecto.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario