Opinión

Argumentos en contra del Impuesto de Sucesiones

Carmen Calvo/Img. LV

Vicente Torres

23-12-2019

La clase política española es muy nutrida y si con eso no hubiera suficiente ha parido, además, un número extraordinariamente alto de chiringuitos, improductivos, por supuesto. Como consecuencia, ha desarrollado una voracidad fiscal alta, muy alta, tan alta como la luna. Una vez en sus manos el dinero de los impuestos, resulta que no es de nadie. Lo dijo una señora de Cabra, pero lo piensa la mayoría de los políticos, de ahora y de antes.

En este punto merece la pena tomar ejemplo de los Estados Unidos, en donde sí hay respeto por el dinero de los ciudadanos.

Vengo a decir esto porque muchos padres se desloman con el fin de dejar algo en herencia a sus hijos. Ese esfuerzo hace mucho bien a la economía de un país y merece premio, pero la casta política no se da cuenta y en su afán recaudador mete mano donde no debería. No es justo, porque esos padres han hecho muchos sacrificios por sus hijos y de todo ese esfuerzo extra que han hecho se ha beneficiado todo el país. Las herencias deberían pasar de padres a hijos intactas, sin que hubiera que pagar un solo céntimo por ningún concepto.

Vienen algunos, que tienen acceso a las tribunas de prensa, alegando que no es justo que al nacer unos tengan ventajas sobre otros. Quienes así opinan no piensan en la justicia en sus vidas ordinarias, sino que llevan a cabo sus actos en virtud de sus conveniencias. No suelen tener hijos, por lo que pueden lucirse con su sentido de la solidaridad y de la justicia teóricos.

Quienes pretenden transformar la sociedad son torpes, aunque se las den de listos. Cada vez que se ha intentado hacer, el resultado ha sido peor.

La vida no es justa ni injusta. El concepto de la justicia está en las personas, pero generalmente solo le hacen caso cuando se creen perjudicadas. Para transformar la sociedad hay que cambiar la mentalidad de la gente y eso se hace mediante el ejemplo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario