Parchis
MÚSICA NAVIDAD

Música en Navidad: ‘Poverellos de Dios’

Las religiosas de Iesu Communio en Godella/Img. web Iesu Communio
Las religiosas de Iesu Communio en Godella/Img. web Iesu Communio

“Todo aquel que quiso acercarse en la noche al portal encontró la carne humana hecha cuna y hogar”

Poverellos de Dios

Domingo, 22 de diciembre de 2019

informaValencia.com.- Es un instituto religioso femenino de derecho pontificio aprobado por la Sede Apostólica el 8 de diciembre de 2010. Es Iesu Communio y con «Tengo sed», el Instituto acoge y hace suyo este grito del Crucificado, que entiende como expresión de sed esponsal, de redención, de unidad y de plenitud, porque en él descubre su llamada, su identidad y misión.

En el monasterio de Godella tienen abiertas sus puertas a los peregrinos que quieran pasar por esta primera casa fundada por Iesu Communio. En sus locutorios se mezcla el testimonio con experiencias concretas, fomentándose un intercambio siempre fructífero entre religiosas y peregrinos, y de los cuales han surgido numerosas conversiones, curaciones de heridas profundas, fortalecimiento de la fe y también futuras vocaciones.

“En estos encuentros deseamos ofrecer y compartir con vosotros el testimonio inestimable del Don recibido, el gozo de ser de Cristo y de vivir en la Iglesia”, afirman las religiosas en su página web.Para ello, agregan, “recibimos a quienes, sedientos, llaman a nuestra puerta, sobre todo jóvenes en búsqueda, que desean orar, crecer en la fe, en el amor a Cristo, y a compartir su  experiencia de vida”.

José y María llaman a tantas puertas,
portan humildes el calor de una Presencia.
En las entrañas una vida naciente
llena de gozo confiado la intemperie.
Vivieron la dichosa experiencia de peregrinar
con la sola certidumbre de Tu fidelidad.
Todo aquel que quiso acercarse en la noche al portal
encontró la carne humana hecha cuna y hogar.

Poverellos de Dios, peregrinos en Cristo,
vuestra carne es la casa de Dios.
Peregrinos en Cristo, poverellos de Dios,
hogar-presencia de Dios Amor.

Casa donde en la transparente desnudez
brilla el misterio del Amor entre los tres.
Casa donde en silencio de peregrinos,
permaneciendo, salen a los caminos.
Casa en que se puede tomar a Cristo en los brazos,
casa que a todos estrecha en su regazo.
Casa que te lanza a vivir Su simple y puro querer
donde lo insoñable es posible si te dejas hacer.

Poverellos de Dios, peregrinos en Cristo…

Casa en que velan por turnos el rebaño,
casa donde se acoge a todos sin descanso,
casa que hermana a pastores y magos,
casa en que los más fieros se hacen mansos.
Casa que siempre desborda la gracia divina,
que te penetra y te empapa con ternura infinita.
Dios en un Niño pequeño se deja arrullar,
y la inocencia perdida te vuelve a encontrar.

Poverellos de Dios, peregrinos en Cristo…

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario