Opinión

Alegría de vivir

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

20-12-2019

La alegría surge desde lo más profundo de nuestro corazón. Nos aporta tranquilidad, bienestar y amor. Hoy en día parece que una de nuestras obligaciones es ser feliz. La falsa alegría, que muchas veces utilizamos en forma de maquillaje, nos empuja hacia el malestar y la contención emocional excesiva, además de bloquear la verdadera felicidad.

La alegría es una emoción básica y, al igual que el resto de emociones, posee una función adaptativa. Nos invita a sonreír, a curiosear y a explorar nuestro entorno. Estar contentos nos produce una sensación de expansión en el pecho. Así, es posible que la propia activación fisiológica asociada refuerce la sensación de estar sonriendo y compartiendo la alegría con los demás.

La alegría favorece el equilibrio con la mente y el cuerpo y nos permite recuperarnos de nuestra vida diaria. Es una emoción expansiva que nos empuja a elevar el tono de voz, además de hacernos sentir físicamente más ligeros. Casi tanto como las nubes.

Esta emoción se manifiesta por todo el cuerpo, pero especialmente en la zona de la cara, con la apertura de los ojos y de la boca, dibujando una sonrisa que puede llegar a ser carcajada.

La felicidad está relacionada con todo lo que haces en la vida, y cómo todo eso que haces contribuye a satisfacer tus valores más profundos y esenciales.La felicidad no está en el sacrificio, sacrifico de algo que realmente no quieres, algo que no te atrae, algo que realmente no te gusta, cuidado con esto.

El sacrificio solo es opcional. La alegría debe ser permanente.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario