FAMILIA NAVIDAD

Familia, paz, amistad, solidaridad y esperanza, valores de la Navidad

Navidad en familia/EM
Navidad en familia/EM

La fiebre consumista, las grandes citas gastronómicas y el estrés por realizar las compras y los regalos desvirtúan el espíritu original

Martes, 17 de diciembre de 2019

informaValencia.com.- A muchas personas la llegada de las fiestas de Navidad les produce un estrés intenso debido a los compromisos con amigos, con los compañeros de trabajo o de tipo profesional, con la compra de los regalos, el «amigo invisible», los juguetes de los niños que no se encuentran y los cargos en la tarjeta de crédito.

Por eso, la Navidad, una fiesta que con el paso de los años quizás haya ido adquiriendo otros significados, puede ser una buena oportunidad para aprender a reflexionar en familia. Porque sin duda se trata de fiestas hogareñas, para provechar las vacaciones de los más pequeños y realizar una visita a los abuelos, u organizar una cena entre todos los parientes para el día de Nochebuena es una excelente idea para que los hijos aprendan la importancia de este valor.

Porque la familia juega un papel importante en la vida de todos y el reencuentro en Navidad con parientes que hacía mucho tiempo que no se veían, pero por los que no se ha perdido el amor ni el cariño, es una buena fórmula para demostrarlo.

Y es el mejor momento para participar en actividades de voluntariado, una gran opción, desde comedores sociales hasta recogida de juguetes para niños desfavorecidos. La Navidad es el mejor momento para recordar a los niños que no estamos en fechas de recibir, sino de dar tanto amor como nos sea posible.


La Navidad es una época mágica, una fecha en la que antes de cerrarse el año cabe poner solución a muchos fallos. Entre estos errores, queda el distanciamiento entre la familia. No solo entre los miembros más cercanos, sino entre parientes como tíos o abuelos

Y liberados de las obligaciones cotidianas del resto del año, la Navidad también puede ser la época en la que se estreche la relación dentro del hogar. Con, por ejemplo, una visita al alumbrado en el centro de la ciudad, montar el Belén, cocinar juntos… son muchas las opciones que aseguran un acercamiento entre padres e hijos.

Asimismo no está de más echar la vista atrás y dar gracias por lo que se tiene y por lo que se ha conquistado, al tiempo que se aprende de los errores. Un día de reflexión es una buena oportunidad para estas fechas. Para ello, se puede aprovechar para escribir una carta a un amigo de los más pequeños, a los abuelos o a cualquier ser querido. Con esta misiva los más pequeños deben reflexionar sobre el año que han vivido.

Paz, perdón y esperanza

Ya sabemos que el rencor no brinda más que un mal sentimiento permanente. En cambio, el perdón asegura una gran paz interior. Por este motivo, la Navidad es la mejor ocasión para acercarse a aquellos con los que nos hemos distanciado y tratar de poner solución.  Una actividad con la que los padres deben dar el primer paso para dar ejemplo a los hijos.

Termina un año y llega otro. 365 días de oportunidades por delante, ¿por qué no comenzar una lista con los deseos? Se puede echar la vista atrás para recordar qué se ha conseguido, qué no y cómo se puede conquistar lo que se quedó atrás.

E igual que con la familia, la Navidad debe ser una época para estrechar el vínculo con los amigos. Los padres deben animar a los pequeños a salir a la calle para ver a sus compañeros y disfrutar de este tiempo en su compañía.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario