Opinión

Lo de Julia Otero no se sostiene

Julia Otero (I) y Rocío Monasterio/tv.
Julia Otero (I) y Rocío Monasterio/tv.

Vicente Torres

13-12-2019

Sus fans descerebrados se han lanzado sobre Rocío Monasterio, y sus palmeros interesados dicen en los titulares de sus medios que le ha dado cumplida respuesta, lo cual no es cierto ni remotamente, porque no he visto ni un solo argumento en sus respuestas.

Todo empezó con un tuit de Monasterio en el que reprochaba a Otero su fe en la nueva religión del ‘cambio climático’ y en el neomarxismo, concepto este que no sé si es nuevo, pero que me parece acertado. Sobre el primero de los puntos escribí aquí mismo el pasado día 9 de los corrientes y me remito a lo dicho. Básicamente consiste en que hay certeza sobre el calentamiento global, por lo que hay que abordar seriamente el asunto cuanto antes, y que lo que se está haciendo al respecto es un circo y una tomadura de pelo. Hace bien Monasterio en calificarlo como nueva religión.

Por su parte, Otero dice que fue expulsada de su tierra por el régimen que Monasterio venera. Este régimen no puede ser otro que el de la democracia, puesto que ella ha jurado cumplir y hacer cumplir la Constitución y no como los afines a Otero, que son de talante dictatorial, puesto que se ríen de ella y atacan de modo infame a quienes no son de su cuerda.

Más gordo es lo de que fue expulsada de su tierra. Saldría de ella como es tradición entre los gallegos -sobre todo desde que se empobreció a Galicia, al igual que a otras regiones, para favorecer a Cataluña- para tratar de mejorar sus condiciones de vida.

El tuit inicial de Monasterio, incluso teniendo en cuenta su intención provocadora, daba pie a una respuesta más sosegada y documentada, pero ya se ve que la especialidad de Otero es la tergiversación, la manipulación y la mentira.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario