Parchis
Cultura LIBROS Literatura Religión

Libros: ‘El manuscrito de Antioquía’, de Miguel Ángel Velasco

Portada del libro 'El manuscrito de Antioquía'/Img. OcioHispano
Portada del libro 'El manuscrito de Antioquía'/Img. OcioHispano

La obra del veterano escritor y periodista se centra en el Evangelio según San Lucas

Jueves, 12 de diciembre de 2019

Antonio Casañ.- “Lucas es uno de los nuestros, de los que no somos ni judíos ni conocimos a Jesús en su vida terrena. Él visita a los testigos, y los entrevista, y escribe crónicas de los lugares y los sucesos. Eso ha hecho que ya otros novelistas recurrieran a él como nuestra voz y nuestros ojos en aquellos sucesos”.

El autor de “El manuscrito de Antioquía”, Miguel Ángel Velasco, detalló de esta forma en una entrevista de José Luís Restán en Cope que “Lucas era griego, culto, secretario de San Pablo, autor de un Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles. Y, para nosotros, prácticamente un periodista”.

Por eso su libro es más un trabajo periodístico de divulgación evangélica, con entrevistas, crónicas y sucesos. “Él visita a los testigos, y los entrevista, y escribe crónicas de los lugares y los sucesos”. Eso ha hecho que ya otros novelistas recurrieran a él como nuestra voz y nuestros ojos en aquellos sucesos.

“Hoy, vida, carne y sangre se dice influencer, aunque en mi pueblo lo llamamos influyente y nada pues ser más influyente que el Evangelio de Cristo. Estamos sufriendo una crisis de sentido, moral, existencial. Y como dice El Papa Francisco, “algunas cosas hay que decirlas aunque nadie parezca escucharlas”.

Por eso, el autor hace hablar a los personajes bíblicos, en su mayoría gente sencilla, de pueblo, con expresiones muy castellanas: “caían chuzos de punta”, “mi hija se levantó y estaba como una rosa”,  “habréis estado de palique en la barca”, “el Bautista le canta las cuarenta al lucero del alba”… Eso le da una cercanía única al lector español y una viveza especial a los personajes.

A lo largo de 220 páginas, Lucas entrevista a personas que viven en Nazaret, en Egipto, en Cafarnaum, en Jerusalén; a amigos de la infancia de Jesús, a Pedro, a Salomé, la madre de Juan y Santiago, a Susana, la pecadora arrepentida, a multitud de testigos.

Una tradición, tanto en Oriente como en Occidente, atribuye a San Lucas los primeros iconos de la Virgen, un tema que trata "El manuscrito de Antioquía"/Img. ReligiónenLibertad
Una tradición, tanto en Oriente como en Occidente, atribuye a San Lucas los primeros iconos de la Virgen, un tema que trata “El manuscrito de Antioquía”/Img. ReligiónenLibertad

Finalmente, logra hablar con la misma María, madre del Señor. Y pintar su retrato, según la tradición tanto romana como griega de que él fue el primer pintor de iconos. Con él nos acercamos una y otra vez a vidas transformadas por Dios que repiten: “yo entonces no entendía, e incluso ahora no lo entiendo del todo, pero mi vida no puede volver a ser igual”.

El Evangelio es un periódico

Velasco, gran conocedor del texto bíblico, explica cómo surgió este libro. “Siempre, a lo largo de mi vida profesional de periodista, he soñado con tener tiempo que dedicar a escribir un Evangelio en plan periódico; no en vano los primeros periodistas cristianos fueron los que proclamaron a los cuatro vientos la Buena Noticia; Juan, Mateo, Marcos y Lucas”.

Recuerda lo que escribió el mismo San Lucas: “muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros siguiendo lo transmitido por los que fueron testigos oculares desde el principio”. Hechos que se han verificado… como si acabaran de ocurrir, vamos”, escribe Velasco.

“Hechos, hechos, Hechos de los Apóstoles, nada de rumores ni de oídas, nada de impresiones. Hechos”. Es la parte que interesa al periodista. El novelista completa el resto con sentimientos, descripciones, sensaciones, a veces, que limitan con lo inenarrable. Como siempre con Jesucristo, lo cotidiano y lo inefable van de la mano. He aquí, pues, un libro para revisitar el Evangelio y meditarlo con una mirada nueva.

Apasionado de los hechos bíblicos y el periodismo

Miguel Ángel Velasco nació en Poza de la Sal (Burgos), estudio Filosofía y Letras, en Salamanca y Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Desde 1965 fue redactor en el Diario “YA”. De 1972 a 1981 fue su corresponsal y de la cadena EDICA, en Roma y en el Vaticano. Es autor de los libros “Juan Pablo II, ese desconocido”, “Santos de andar por casa”, “Guía del Vaticano”, “Los derechos de la verdad” y “Voluntarios: una revolución imparable”.

Entre los premios que ha recibido están el Luca de Tena, Manos Unidas, Salamanca, Ramón Cunill, el “Bravo” de información religiosa, y Eduardo Dato y el premio especial Religión en Libertad del año 2019. Fue subdirector de Mundo Cristiano y después director del semanario Alfa y Omega durante 20 años. El Papa le concedió el título de Caballero de la Orden Pontificia de san Gregorio Magno.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario