Opinión

Navidad es ilusión

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

08-12-2019

Otra Navidad más llega y vuelvo a recordaros más de lo que suelo hacerlo a diario. La gente sonríe más, se ilusionan con simples y pequeños gestos como decorar la casa y empiezan a comentar que quieren que les regalen con caras de niños llenos de alegría.

«Quiero un juego de no se que, tal prenda de ropa que vi en no se que tienda, quiero un móvil, dinero, un viaje … » Y mis hermanos me preguntan qué quiero yo y contesto: nada y veo como siempre, como la expresión de sus caras cambian. «¿Como no vas a querer nada?» «¿Ni dinero aunque sea?» No, vuelvo a contestar y me quedo en silencio. Escondiendo el único regalo que quiero y que no se podían jamás imaginar. Ilusión, ese es el único regalo que tengo apuntado en mi lista.

La ilusión de llegar a casa y ver a mis padres, ver cómo ellos con su alegría montaban el árbol Navidad y decoraban la casa, la ilusión que les daba cenar en Nochebuena con sus cuatro hijos y familiares más queridos (que gran noche era aquella, todos guapos y vestidos elegantes en aquella mesa, la familia unida). La expresión de sus caras cuando mis hermanos y yo de madrugada a escondidas nos asomábamos a ver los regalos en el salón bajo el árbol de Navidad, creyendo que ellos no nos veían, aunque por allí andaban observandonos.

Los saltos y sonrisas para despertar a vuestros hijos a las 8 de la mañana porque ya no podíais esperar más, y todos allí en aquel salón bajo aquel enorme árbol abriendo los regalos llenos de alegría, vuestras caras llenas de dulzura al vernos como nos sorprendimos, emocionábamos y reíamos al ver nuestros regalos.., Allí teníais a vuestros tesoros reunidos, vuestros cuatro hijos. La emoción que sentíamos cuando nos regalabais eso que no pedíamos porque era demasiado caro pero que vosotros siempre terminabais comprándonos. La ilusión de vestirnos con la ropa nueva (que gusto teníais más esquisto para ponernos guapos), para salir a casa de nuestros abuelos y luego irnos a comer con toda familia, esa familia reunida el día de Navidad, que felicidad.

Ya veis, todo lo que puede esconder la palabra ilusión para una persona. Por eso es lo único de mi lista, la ilusión que me dabais vosotros y que ya no tengo. Así que cada vez que me preguntan qué quiero en Navidad, irremediablemente me viene la palabra ilusión a la cabeza, pero luego descubro que en realidad lo único que quiero es a vosotros aquí de nuevo, alegrándome la vida. Y eso, quizás, es demasiado pedir, así que es mejor decir que no quiero nada aunque en realidad quiera todo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario