Cultura Valencia

La imagen principal de la Virgen de los Desamparados vuelve a vestir el ‘manto de los dragones’ tras su restauración

La imagen principal de la Virgen de los Desamparados vuelve a vestir el “manto de los dragones” tras su restauración/Img. V.Gutiérrez
La imagen principal de la Virgen de los Desamparados vuelve a vestir el “manto de los dragones” tras su restauración/Img. V.Gutiérrez

También conocido por el manto de “los cardos y quimeras”, fue elaborado entre 1936 y 1939, y reemplazará por una temporada al Manto de la Coronación

Se trata de un manto que data de principios del siglo XX y que fue el primer manto solemne que llevó la imagen de la Virgen después de la persecución religiosa/Img. Víctor Gutiérrez
Se trata de un manto que data de principios del siglo XX y que fue el primer manto solemne que llevó la imagen de la Virgen después de la persecución religiosa/Img. Víctor Gutiérrez

Jueves, 05 de diciembre de 2019

AVAN.- La imagen principal de la Virgen de los Desamparados que preside el altar mayor de la Basílica en Valencia ha vuelto a vestir el llamado “manto de los dragones” -también conocido por el manto de “los cardos y quimeras”– tras su rehabilitación por el Taller Garduño de Sevilla que presentó los trabajos el pasado mes de junio. De esta manera, coincidiendo con el Día de la Inmaculada Concepción, el “manto de los dragones” reemplazará por una temporada al Manto de la Coronación, el que actualmente llevaba la imagen principal, otro de los “mantos históricos” de la Mare de Déu, confeccionado en 1867, y que también recibió una restauración integral en el Taller Garduño. Precisamente, su nombre evoca al acto de la Coronación Pontificia de la imagen en 1923.

Los trabajos de restauración del “manto de los dragones” fueron presentados ante el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, el pasado 21 de junio, en el Camarín de la Virgen en la Basílica, por Luis Garduño y su hija Ana Garduño, del Taller Garduño de Sevilla. Se trata de un manto que data de principios del siglo XX y que fue el primer manto solemne que llevó la imagen de la Virgen después de la persecución religiosa a partir de 1940. Este manto fue ofrecido en acción de gracias por haber sentido la protección de la Santísima Virgen durante la “difícil etapa de 1936 a 1939” y destaca, principalmente, por su “diseño y dibujo”, según el rector de la Basílica, Jaime Sancho.

Además, es uno de los cuatro “mantos históricos” de la Mare de Déu, el último que faltaba por rehabilitar, al que también se le identifica como “manto de la familia Burillo” por ser el nombre de los talleres de artesanía litúrgica donde fue elaborado. La imagen principal de la Patrona vistió este manto sin interrupción desde 1940 a 1948, cuando pasó a ser utilizado por la imagen “peregrina”, que lo llevó en sus recorridos por la ciudad y la región.

'Manto de los dragones' de la Virgen de los Desamparados. / Img. Alberto Sáiz
‘Manto de los dragones’ de la Virgen de los Desamparados. / Img. Alberto Sáiz

Otros “mantos históricos” de la Virgen

Junto a los mantos de “los dragones” y el de la Coronación de la Virgen, la imagen de la Mare de Déu cuenta con otros dos mantos también considerados “históricos” por su valor y significado. Así, figura el “manto del Año Mariano Universal 1954”, una “gran obra de artesanía tanto por el tejido (tisú de plata fina sobre seda natural de color azul celeste) como por el “rico bordado” en oro fino, realizado en los talleres de los hijos de Antonio Llana.

También destaca el “manto del Capellán Mayor, don Germán Mata”. Fue ofrecido en 1915 y bordado por las Hijas de la Caridad de la Casa de Beneficencia de Valencia. Este manto ha sido llevado en varias ocasiones tanto por la imagen original como la procesional. En 1936 se salvó en los talleres de la Casa Llana, donde se estaba restaurando. Se guardó en Rocafort y en 1939 se presentó en el Ayuntamiento y lo vistió la imagen original para regresar de la Casa Consistorial de nuevo a su Real Basílica.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario