Opinión

Amores se van marchando

Img. Rosa Muriel
Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

01-12-2019

El mundo está lleno de sufrimiento; la raíz del sufrimiento es el apego, la supresión del sufrimiento significa la eliminación, el abandono de los apegos. Hay un deseo común, que es el cumplimiento de lo que se cree que va a dar felicidad al yo, al ego. Ese deseo es apego, porque ponemos en él la seguridad, la certeza de la felicidad.

Es el miedo el que nos hace desear la felicidad, y ella no se deja agarrar. Ella es. Esto sólo lo descubrimos observando, bien despiertos, viendo cuándo nos mueven los miedos y cuándo nuestras motivaciones son reales.

Nuestro contexto cultural nos incita a vivir dependiendo de otras personas: nuestros padres, hijos, parejas sentimentales… Desde pequeños nos han inoculado la idea del amor romántico, aquel en que ambos miembros de la pareja no pueden ni deben vivir alejados el uno del otro y deben basar su relación en la exclusividad.

Este mito de la media naranja tiene graves consecuencias en la forma de relacionarnos ya no solo con las demás personas, sino también con nosotros mismos, ya que nos acostumbramos a depender de la aprobación externa para ser felices. De este modo, basamos nuestra autoestima a la opinión que los demás tienen sobre nosotros.

La diferencia entre controlar a una persona y dejarla que se exprese tal como es. Amamos a esas personas que nos quieren desde su libre albedrío, grave error!!

Solo vivimos una vez y es nuestra única oportunidad para desarrollarnos en libertad. ¿Por qué ser esclavo de prejuicios y personas que te atan inútilmente? Tiene mucho más sentido cuestionar las ataduras y volar libres, estar con la persona que realmente deseas, no por ataduras que no llevan a ninguna parte…sólo a la soledad y fracaso.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario