Parchis
Opinión

Si sonríen al escuchar tu nombre

Img. Rosa Muriel
Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

29-11-2019

El éxito es un estado de entendimiento e interpretación absolutamente personal. No existen caminos definidos ni recetas simples para clasificarlo. La reflexión personal sobre su naturaleza es el mayor aporte que uno mismo puede hacerse y entender los elementos que lo hacen alcanzable.

No siempre se gana de una vez, hay que tratar de ganar cuantas veces sea necesario. A veces en nuestro afán por alcanzar algo, nos cansamos, desmotivamos o hasta nos frustramos al no conseguir nuestros objetivos. Pero no debemos rendirnos nunca, pues esto solo es una señal de que hay que cambiar de estrategia, pero no de actitud. “Nuestra mayor gloria no es nunca caer, sino levantarnos cada vez que caemos.”

Abracemos todas las situaciones como sean y junto a los problemas, aceptemos que los problemas existen y nosotros podemos comenzar a ser exitosos trabajando sobro ellos. La vida siempre será exigente de una forma u otra, por lo tanto, es siempre bueno tener una actitud positiva ante esta para superar lo que se presente y hacerla grandiosa.

El éxito no tiene que ver con lo que mucha gente se imagina. No se debe a los títulos nobles y académicos que tienes, ni a la sangre heredada o la escuela donde estudiaste. No se debe a las dimensiones de tu casa o de cuantos coches quepan en tu garaje. No se trata de si eres jefe o subordinado; o si eres miembro prominente de clubes sociales. No tiene que ver con el poder que ejerces o si eres un buen administrador o hablas bonito, o si las luces te siguen cuando lo haces. No es la tecnología que empleas. No se debe a la ropa que usas, ni a los grabados que mandas bordar en tu ropa, o si después de tu nombre pones las siglas deslumbrantes que definen tu estatus social. No se trata si eres emprendedor, hablas varios idiomas, si eres atractivo, joven o viejo.

El éxito… se debe a cuánta gente te sonríe, a cuánta gente amas y cuántos admiran tu sinceridad y la sencillez de tu espíritu. Se trata de si te recuerdan cuando te vas. Se refiere a cuánta gente ayudas, a cuánta evitas dañar y si guardas o no rencor en tu corazón. Se trata de que en tus triunfos estén incluidos tus sueños; de si tus logros no hieren a tus semejantes. Es acerca de tu inclusión con otros, no de tu control sobre los demás.

https://youtu.be/4zI3Vt-HJEE

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario