IGLESIA Valencia

La nueva basílica de Valencia será ‘punto de referencia en la diócesis para la renovación de la Iglesia’

Basílica del Sagrado Corazón de Valencia/Img. Archidiócesis
Basílica del Sagrado Corazón de Valencia/Img. Archidiócesis

 “Que esta Basílica sea un oasis de oración en la ciudad y un espacio de acogida y reconciliación para todos” fue el mensaje del Papa Francisco

Martes, 26 de noviembre de 2019

A.Casañ.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió ayer domingo la misa de declaración como “Basílica” de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Valencia, título concedido por la Santa Sede “con el que se establece un vínculo especial con el papa Francisco, de comunión, fidelidad y de obediencia a su magisterio” y expresó su deseo de que “este templo se convierta en punto de referencia de toda la diócesis para su renovación”.

En ese sentido, el Cardenal se refirió también al inicio de Año Jubilar concedido a esta iglesia tras su declaración como “Basílica menor”, “una año de gracia” en el que “este lugar se convertirá en un centro de renovación eclesial, precisamente en el año en el que estamos celebrando un Sínodo Diocesano para hacer de la diócesis de Valencia anuncio y testimonio del Evangelio, una Iglesia evangelizada y evangelizadora”.

El secretario de la Nunciatura Apostólica en España, Michael Crotty, leyó al final de la misa un mensaje enviado por el papa Francisco, dirigido al Cardenal Cañizares y a la diócesis tras la concesión de este título y Año Jubilar. En este mensaje el papa Francisco pide “que esta Basílica sea un oasis de oración en la ciudad y un espacio de acogida y reconciliación para todos los sedientos de Dios que a ella se acerquen. Que se forme en ella una verdadera escuela del corazón, a través de la escucha de la Palabra de Dios, la adoración y la meditación de las enseñanzas de la Iglesia. Que el Año Jubilar que comenzará en este templo sea tiempo de gracia y de conversión, de consuelo y esperanza».

El Pontífice expresa su unión a “vuestra alegría” y su deseo de que “este templo siga siendo punto de referencia para esta devoción en la ciudad de Valencia y sirva para bien de las almas”. “La devoción al Sagrado Corazón es de plena actualidad, porque enseña cuál es la humanidad deseada por Dios, un humanidad que manifieste en todos los ámbitos de la vida social un corazón capaz de compadecerse del prójimo, especialmente del descartado y necesitado».

Basílica del Sagrado Corazón de Valencia/Img. Archidiócesis
Basílica del Sagrado Corazón de Valencia/Img. Archidiócesis

El Arzobispo animó a renovar nuestra entrega al Corazón de Jesús, del que destacó su predilección por los más desfavorecidos y por los que sufren y, por ello, invitó a todos a abrir también nuestro corazón a los pobres y marginados con su misma misericordia, amor y entrega.

Lectura de los decretos

El canciller secretario del Arzobispado de Valencia, José Francisco Castelló, leyó el decreto de declaración de Basílica menor, enviado por la Congregación del Culto Divino de la Santa Sede así como el decreto por el cual se ha proclamado un Año Jubilar del Corazón de Jesús para la archidiócesis de Valencia.

La eucaristía en la iglesia del Sagrado Corazón, que se encontraba repleta de fieles, fue concelebrada por los obispos auxiliares de Valencia monseñores Esteban Escudero y Javier Salinas, así como por monseñor Joan Piris, arzobispo emérito de Lérida, junto a decenas de sacerdotes. Igualmente, estuvieron presentes los representantes del Patriarcado de Moscú en España, del Patriarcado de Rumanía en España, del Consejo Evangélico y de la Iglesia Evangélica. Asimismo, participaron el rector de la iglesia del Sagrado Corazón, Luis Miguel Castillo, y el director del Centro Arrupe, regido por los jesuitas, Ignacio Dinnbier, junto a sacerdotes de la Compañía, y autoridades civiles, militares y académicas.

En la misa de ayer tarde tomaron parte numerosos grupos vinculados a la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús en la diócesis de Valencia, como el Apostolado de la Oración, los retiros de Emaús, la Adoración Nocturna Española y la Adoración Nocturna Femenina e, igualmente, entre los asistentes figuraron religiosos y religiosas de distintas órdenes y congregaciones, entre ellas, dominicos y Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Durante la celebración, el cardenal Antonio Cañizares hizo entrega de una réplica el Santo Cáliz al rector de la iglesia del Sagrado Corazón por la concesión de este título especial y, al finalizar la eucaristía, fue descubierta una placa conmemorativa con la fecha de la misa de declaración de la Basílica, tras la que los fieles dedicaron un gran aplauso.

La celebración de ayer tarde coincidió, además, con “un día muy especial”, la solemnidad de Cristo Rey, con la que termina en España el Año Jubilar que festeja el centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón, fiesta en la que “renovamos nuestro reconocimiento a Él, Rey del Universo, misericordia y amor, en estos tiempos recios y difíciles pero en los que nos abrimos con esperanza”.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario