Parchis
Educacion

Los niños deben estar con sus padres al menos hasta los 3 años

Img archivo iV.com

Dejarlos todo el día en la guardería “no es bueno ni para el niño ni para los padres”, afirman los pedagogos

Miércoles, 20 de noviembre de 2019

M.Cañardo.- Lo pudimos escuchar el otro día en Telecinco. Era la opinión de la experta en pedagogía infantil Nuria Rajadell, directora del ‘Máster en crianza 0-3 y acompañamiento a las familias en red’ de la Universidad de Barcelona. La etapa que va desde el nacimiento hasta los 3 años es absolutamente crucial. En ella se desarrolla el cerebro de los más pequeños, su personalidad y su entorno, y por eso, en ese tiempo, deberían estar junto a su familia. “Es donde tocaría”, destacó la profesora,  miembro también de la comisión deontológica del Colegio de Pedagogos de Cataluña.

El problema es que cada vez nos estamos alejando más de esa idea. “Poco a poco se ha priorizado el trabajo. Ahora nos encontramos con que cada vez las familias viven más fuera del centro de la ciudad, y dejan a los niños en las guarderías a las 7 de la mañana y lo recogen a las 8 de la noche. Esto no es bueno ni para las familias ni para los niños”, asevera, dejando ver que esta situación se produce, en gran parte, porque no cuentan con el amparo necesario para que sea de otra forma.

Los niños deben estar con sus padres al menos hasta los 3 años

Así y desde la idea de que los niños deben estar junto a sus padres al menos hasta los 3 años, y con la pretensión de “llegar a las políticas generales de los Gobiernos”, se creó el ‘Máster en crianza 0-3 y acompañamiento a las familias en red’ del que Rajadell es directora; un máster pionero en España destinado a formar a las familias para afrontar un periodo tan trascendental tanto para la vida de un niño como para los propios padres.

La experta en pedagogía apunta que, en los últimos tiempos, en esta etapa se está dejando a las familias a un lado; familias que además tienen estructuras diversas, como pueden ser las monoparentales o aquellas en las que los padres son del mismo sexo. A todos ellos, señala, hay que arroparles, protegerles y brindarles información precisa y fiable.

Muchas veces, los problemas que manifiesta un niño en la adolescencia, –tanto de salud como de conducta–, tienen su origen, precisamente, en los primeros años, aunque se revelen de forma tardía y sin que nadie sea consciente. En muchas ocasiones, indica Rajadell, esos problemas se podrían haber evitado a través de medidas adecuadas y oportunas.

“Desde las universidades lo que tenemos que hacer es dar un paso adelante”, recalca, precisando que “en Europa hay una manera muy educada de cuidar a las familias cuando tienen un niño hasta los 3 años para que después se vaya incorporando poco a poco a la sociedad”, algo que, según cree, y sin menospreciar nuestras virtudes, deberíamos copiar.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario