Parchis
Opinión

Kika

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

21-11-2019

Hace poco más de un año juré que no tendría jamás una mascota. Un fatídico 10 de agosto se fué un compañero inseparable, contrajo la maldita lismania y no pudo superarla, fueron días muy duros y difíciles de olvidar.

Mi querido Teo, fiel, noble y todo un caballero supo entender tantas horas de felicidad, tantas horas de insomnio juntos, tantas lágrimas, muchas victorias y muchos fracasos, estuvo conmigo….a mi lado, sin separarse ni un instante de mi.

Por eso el día que se marchó, fué tan amargo como la hiel, no podía entender como tan rápido la lismania pudo deshacerlo. Me quedé vacía, sin aliento, rota. Juré no tener más mascotas.

Algo más de un año después y en un momento de cambios en mi vida en todos los aspectos, unos queridos amigos me sorprendieron. Y…..apareció ella.

Suave como el terciopelo, ojos azules que calan en la mirada, traviesa, juguetona y extrovertida. Nos miramos y fué cuando tuve claro y entendí que iba a ser mi compañera de viaje.  Mi compañera de nuevos cambios y nueva vida. Amor a primera vista, no se dice así? pues eso ha sido…amor a primera vista.

Con tan sólo un mes y medio ya sabe comprenderme y no separarse de mi lado.Deseo que nuestro viaje juntas por esta vida sea duradero y muy feliz. Bien venida mi pequeña.

Ella es KIKA.

https://youtu.be/HhgxpYNZxgk

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario